Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eroski alcanza un acuerdo con la banca y cierra la reestructuración de la deuda por 2.605 millones hasta 2019

Markaide asegura que la firma no contempla participaciones de capital externas
Eroski ha llegado a un acuerdo con la banca acreedora para cerrar la refinanciación de su deuda por 2.605 millones de euros hasta 2019, tras casi cerca de un año de negociaciones, al tiempo que venderá activos por 300 millones de euros, entre los que podrían figurar centros comerciales.
De esta forma, el grupo de distribución asegura su viabilidad tras alargar el vencimiento de la deuda y lograr nuevas líneas de crédito para mantener las inversiones, despejando su horizonte financiero para los próximos años, según ha informado la compañía en un comunicado.
El acuerdo ha sido alcanzado con las ocho principales entidades financieras que superan el 85% de la deuda bancaria de Eroski, y ha sido compartido con el resto de las entidades que completan el 'pool' de banca de la compañía.
Eroski ha destacado que la nueva estructura financiera ofrece "una solución sostenible para los próximos años" y está alineada con la capacidad de la empresa de generar un resultado bruto de explotación (Ebitda) positivo recurrente, que ha mostrado una sólida estabilidad en torno a los 250-300 millones de euros anuales a pesar del contexto económico de caída de consumo y crisis económica.
El presidente de Eroski, Agustín Markaide, ha valorado positivamente el acuerdo y considera que así se garantiza la "continuidad del modelo cooperativo". "No contemplamos participaciones de capital externas, aunque en el pasado hemos mantenido importantes participaciones externas en gran parte del grupo", ha apuntado el presidente de la firma.
DIVISIÓN DE LA DEUDA EN TRAMOS
En concreto, se trata de un plan de reestructuración de la deuda que se divide en varios tramos fundamentales. El primero, el senior de más calidad, consta de 800 millones con vencimiento el 31 de julio de 2019, con unos intereses que oscilarán entre el 2,5% y 5% total en función de la generación de caja de la compañía, y que queda vinculado a la propia actividad de distribución de la compañía.
Por su parte, el segundo está ligado a desinversiones, por 300 millones de euros, que permitirá a Eroski realizar desinversiones de "manera ordenada" y contará con un periodo de carencia inicial de 6 meses.
Entre las desinversiones que previsiblemente acometerá el grupo de distribución figurarían activos inmobiliarios como centros comerciales, al tiempo que se centrará en potenciar el negocio de franquicias.
También hay un tramo de deuda no estructural de 942 millones de euros, constituido como deuda a largo plazo ligada a la mejora del Ebitda y al cumplimiento del plan de negocio acordado. La amortización de este tramo será 'bullet' a cinco años a un tipo medio del 3,75%, con un periodo de carencia de 12 meses.
Respecto a la deuda inmobiliaria, por 563 millones de euros, se estructura de tal forma que no drenará recursos del grupo y estará supeditado a los resultados de la actividad inmobiliaria de la compañía de distribución y que mantiene las condiciones anteriores.
Además, la banca le ha otorgado una línea de circulante de 375 millones de euros, que la compañía viene utilizando para su actividad ordinaria.