Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esade ve cierto estancamiento de la economía y cree que no se puede hablar de recuperación sostenida

Propone ensanchar las bases del IRPF y poner en marcha el contrato único para reducir la dualidad
La escuela de negocios Esade ve cierto estancamiento en la economía española y asegura que aún no se puede hablar de recuperación sostenida, puesto que el PIB crecerá entre un 0,5% y un 1% este año, una cifra moderada que permitirá cierta creación de empleo, pero que no supondrá una fuerte reducción de la tasa de paro.
Así lo ha señalado el profesor de Economía de Esade y autor del informe económico para 2014, Josep Comajuncosa, en una rueda de prensa, en la que ha considerado difícil que la tasa de paro baje del 27% y ha dicho que habrá que esperar a 2015 para ver si la mejoría de los datos se consolida.
Según Comajuncosa, 2014 no será un año de recesión, pero sí de estancamiento, puesto que el crecimiento se seguirá basando en las exportaciones y una recuperación "intensa" requiere la recuperación de la demanda interna.
Pese a que la demanda interna no pujará con fuerza este año, el profesor del Esade sí cree que el consumo de las familias y la inversión se recuperarán y no volverán a caer, pero no conseguirán crecer con intensidad.
Otro de los factores necesarios para la recuperación, tal y como ha explicado Comajuncosa, es el flujo del crédito, que se sigue reduciendo por diversos factores, tanto de demanda como de oferta. Para recuperar el crédito, el profesor del Esade ha considerado imprescindible avanzar en la unión bancaria.
En este sentido, cree que el Gobierno deberá analizar con atención la evolución del crédito, igual que debe estar muy atento a la mejora del mercado de trabajo para intervenir si no se produce con nuevas medidas que favorezcan la creación de empleo.
De hecho, Comajuncosa, ha dicho que Esade es partidario del contrato único con una indemnización que vaya aumentando con el paso del tiempo. De esta forma, ha explicado, se acabaría con la dualidad del mercado laboral y se evitaría el ajuste por la vía del empleo en futuras recesiones.
Aunque ha admitido que el empleo al principio sería de mala calidad porque no habría protección para los nuevos contratos, ha considerado que este tipo de medidas reduciría el miedo de los empresarios a contratar e incentivaría a los trabajadores y les animaría a intentar mantener su empleo y mejorar con el tiempo la indemnización.
LA REFORMA LABORAL
En cualquier caso y aunque en el informe se reconocen los efectos "dolorosos" de la reforma laboral, se considera que el cambio ha supuesto consecuencias positivas, como la contención de los salarios en momentos de crisis, algo "imprescindible" para que las empresas no realicen todo el ajuste por la vía del empleo.
En tese sentido, Esade ve "positivo, pero costosa" la devaluación interna que ha hecho el país, que ha permitido recuperar parte de la competitividad perdida en años anteriores.
Ante la pregunta de si serán necesarios más recortes, Esade afirma que muchos economistas dicen que España no necesitará muchos más recortes porque la evolución del PIB generará más ingresos, aunque también recuerdan que en 2015 y 2016 deberá realizarse un ajuste fiscal importante.
NUEVA RELAJACIÓN DE LOS OBJETIVOS DE DÉFICIT
En este sentido, ven importante que los objetivos fijados por las autoridades europeas sean "suficientemente flexibles" para adecuarse a la realidad de un crecimiento cambiante. De hecho, Comajuncosa cree que puede ser necesario suavizar de nuevo los objetivos pactados con Bruselas.
Para cumplir los objetivos, el profesor de Esade considera que no se puede recortar aún más el gasto y recuerda que el Gobierno quiere bajar el IRPF, por lo que habrá que elevar la base imponible del impuesto o mejorar la capacidad de ingresos del Estado por otra vía.
En este sentido, señala que el IRPF y el IVA son las dos grandes figuras tributarias, por lo que habría que subir el IVA para bajar el IRPF, aunque lo mejor sería ampliar la base recaudatoria de la renta, un impuesto que deja fuera al 1% o 2% de los más ricos del país.