Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El déficit de España habría alcanzado el 7% del PIB en 2015 sin la intervención del BCE, según S&P

Advierte de que la normalización monetaria aumentará el riesgo de bajadas de rating para los países que no hayan saneado sus cuentas
El desequilibrio presupuestario de España el año pasado habría sido dos puntos porcentuales mayor del 5% del PIB registrado si los tipos de interés hubieran alcanzado niveles "normales" en vez de situarse en valores "ultrabajos", según refleja un estudio elaborado por la agencia Standard & Poor's.
"Los déficits de la mayoría de los 25 emisores soberanos analizados en nuestra muestra hubieran sido entre uno y dos puntos porcentuales de PIB más altos en 2015 con tipos normales de los que han sido bajo los beneficiosos tipos de interés efectivos ultrabajos", señala la agencia, que en su simulación aplica la media de los tipos de interés entre 2001 y 2008.
En el caso de España, como el de otras economías avanzadas con una deuda elevada como Bélgica, Italia, Francia o Reino Unido, S&P calcula que los déficits habrían sido cerca de dos puntos porcentuales superiores a los registrados.
Por su parte, las cuentas de Alemania habrían empeorado su situación en 1,6 puntos porcentuales, mientras el déficit de EEUU habría sido 1,3 puntos porcentuales mayor.
"Hay poca razón para la complacencia", señala S&P, que considera que las recientes mejoras presupuestarias se deben en su mayor parte a "los efectos paliativos de la expansión monetaria" y advierte de que el ajuste fiscal discrecional "parece haber llegado a su fin en muchas economías".
De hecho, la calificadora de riesgos recuerda que la Comisión Europea atribuye la mitad de la mejoría presupuestaria prevista para la zona euro entre 2014 y 2017 a la bajada del gasto en intereses de la zona euro, mientras la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) atribuye completamente el saneamiento presupuestario a la recuperación cíclica y al ahorro de intereses.
"La influencia de los tipos de interés sobre la evolución de las finanzas públicas se ha incrementado con los años en línea con la mayor deuda acumulada por los gobiernos.
De este modo, S&P advierte de que en caso de que los tipos de interés regresaran gradualmente a niveles normales se revertiría la mejora de los presupuestos a raíz del ahorro en el pago de intereses y señala que "si aumenta el coste por intereses sin que se compense con mayor crecimiento e ingresos, la situación fiscal se deteriorará".
"Puesto que la situación fiscal es un elemento de nuestra metodología de ratings soberanos, se intensificaría la presión bajista sobre las calificaciones", añade la agencia, que considera que una vez que las condiciones monetarias se normalicen será cada vez más claro qué emisores soberanos se han preparado y están más equipados para afrontar un entorno de tipos de interés más exigente.