Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"En España es fácil, rápido y barato despedir. Si no, no tendríamos 4,6 millones de parados"

"En España es fácil, rápido y barato despedir. Si no fuera así no tendríamos 4,6 millones de parados", ha sentenciado el dirigente sindical. Méndez se refería así a una de las medidas que baraja incluir el Gobierno en el decreto de reforma laboral en caso de que no haya acuerdo social: facilitar los despidos en caso de que la empresa alegue estar atravesando una mala situación económica, supuesto en el que se considerarían procedentes y la indemnización se reduciría a 20 días.
"Esto es como si alguien pretendiera descubrir la rueda. En la normativa laboral ya existe el despido por causas objetivas, de 20 días, basado en razones económicas, tecnológicas y organizativas, pero esas causas hay que acreditarlas", ha explicado. Así, el empresario tiene que demostrar ante el juez que esas causas objetivas se producen.
Según Méndez, lo que ocurre es que el despido de 20 días lleva como garantía la tutela judicial, frente al llamado 'despido exprés', una modalidad que se implantó en 2002 y que permite, sin preaviso y sin tutela judicial, poner en la calle al trabajador en 48 horas pagándole una indemnización por despido de 45 días. Esa modalidad, señaló Méndez, es la que más se utiliza.
"Por lo tanto, el despido de 20 días ya está en la normativa laboral. No sé exactamente qué nuevo apunte van a hacer", declaró el secretario general de UGT, que ha añadido que, de momento, el Gobierno no ha puesto sobre la mesa de negociación ningún papel por escrito sobre lo que podría ir en el decreto de reforma en caso de no haber acuerdo.
Presión europea
Para Méndez, en el centro de la discusión no debería estar el coste del despido, sino que no se crea empleo y que "no hay ni un sólo empresario que emplee a un trabajador que no necesite", cuestión que "no se solventa con una reforma laboral". En su opinión, el Gobierno español está acelerando la reforma laboral "atenazado por la Unión Europea" y para contentar a los mercados financieros.
Preguntado por una eventual huelga general, el secretario general de UGT ha insistido en que se convocará si el Gobierno impone cambios en el mercado de trabajo por la vía del decreto ley y con menoscabo de los derechos de los trabajadores. No obstante, ha dicho que la única palabra que existe de momento "en boca de los sindicatos" es la de acuerdo, que se intentará conseguir hasta el último momento. CGS