Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España creció algo más de un 3% en 2015 y lo hará un 2,5% en 2016, según Fitch

La incertidumbre política en España podría dañar la confianza y las perspectivas de más reformas estructurales
La economía española ha registrado el crecimiento más fuerte entre las grandes economías de la eurozona con una expansión "ligeramente superior al 3%", según la agencia de calificación Fitch, que mantiene su previsión de un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,5% en 2016 y del 2,2% en 2017.
Fitch, que será la primera agencia de calificación en evaluar el rating soberano de España en 2016, ya que actualizará su valoración el próximo viernes, advierte de que "la incertidumbre política podría dañar la confianza y las perspectivas de nuevas reformas estructurales".
La agencia destaca el papel desempeñado por el consumo de los hogares y la inversión privada en la expansión de la economía española, aunque señala que el vigor de la recuperación refleja también en parte la gravedad de la doble recesión sufrida por España.
En este sentido, Fitch espera que la tasa de paro en España, la segunda más elevada de la zona euro tras Grecia, siga bajando de forma gradual y se sitúe en el 20% en 2017.
De este modo, el Índice de Fundamentales de Fitch (FFI) para la economía española se mantuvo en el cuarto trimestre en '+5 puntos', el mismo nivel que en el tercer trimestre y el noveno trimestre consecutivo en el que el dato de España se sitúa en terreno positivo.
La lectura del índice FFI indica que "las condiciones de crédito siguen mejorando, aunque el ritmo se ha ralentizado ligeramente en relación a la primera mitad de 2015".
De los diez componentes del índice, la tendencia en transportes, desempleo, nuevos créditos y morosidad de las pymes se mantuvo "fuertemente positiva", mientras las lecturas de ganancias empresariales e inversiones de capital fueron "neutrales".
Por su parte, la única lectura negativa entre los componentes del índice correspondió a las perspectivas de los seguros de impago de la deuda (CDS), que registraron un incremento de los diferenciales con respecto al año pasado.