Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España defiende mantener las ayudas agrícolas directas después de 2013

Vista de la reunión informal de los ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea hoy en Brno (República Checa). EFEtelecinco.es
La ministra española del Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marino, Elena Espinosa, defendió hoy, durante el Consejo informal de Agricultura de la UE, la "continuidad" de las subvenciones que van directamente al agricultor después de 2013 (cuando acaba el actual presupuesto comunitario).
Espinosa ha afirmado, en declaraciones a Efe, que las ayudas agrícolas deben mantenerse por su papel para sostener la competitividad del sector de la UE, contribuir a la seguridad alimentaria y a la conservación del medio ambiente.
Espinosa ha señalado que, concretamente, en situaciones como la crisis actual "la agricultura tiene mucho que decir porque crea empleo", acoge trabajadores de otros sectores y "cumple los niveles económicos que exigimos a cualquier otra actividad".
Asimismo, la ministra española ha apuntado que la agricultura "debe encarar el cambio climático, poner en valor su aportación como sumidero de CO2m (dióxido de carbono)" y para ello la producción agrícola debe "prepararse ante el cambio climático".
Espinosa ha insistido en que hay que apoyar la innovación y el desarrollo tecnológico.
España ha argumentado que dentro de la Política Agrícola Común (PAC) hay que "mantener los dos pilares", el de los pagos directos y el de las medidas para el desarrollo rural -cofinanciadas por los países y destinadas a promover en el campo actividades distintas o complementarias a la agricultura-.
La ministra ha señalado que, aunque ahora hay estabilidad y no se va a aplicar una reforma de las ayudas al menos hasta 2013, es conveniente "poner las bases" en la UE sobre su futuro, de cara a las negociaciones formales para un eventual cambio de la PAC con el fin de que pueda haber una mejor planificación.
La próxima revisión de la PAC se negociará por lo menos en 2011.
En el Consejo, la mayoría de países han defendido una postura similar a la española, salvo el Reino Unido, Dinamarca y Suecia, que son más críticos con la PAC, según la ministra.
Espinosa ha confirmado que, si se mantienen los calendarios, Suecia promoverá en el próximo semestre, cuando presida la UE, un debate sobre los pagos al desarrollo rural y España, durante su presidencia de turno en la primera mitad de 2010 tratará de "aunar las posturas" con una discusión conjunta acerca de todas las ayudas de la PAC.
"Eso para nosotros es un gran reto porque somos los que más intereses tenemos en agricultura, junto con Francia e Italia", ha añadido.
Por otra parte, España ha pedido durante el Consejo tener en cuenta las regiones "más desfavorecidas o con limitaciones medioambientales, donde necesitarán instrumentos mayores si queremos mantener la actividad en el medio rural".
También ha solicitado que después de 2013 permanezcan ciertos "instrumentos de gestión" para corregir problemas del comercio agrícola, sin influir en él porque "el mercado no es perfecto".