Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"España no se puede permitir los sueldos millonarios de los controladores"

Golpe de efecto contra los controladores  y  asalto por sorpresa a las torres de control de todos los aeropuertos de España. A las doce del mediodía, el personal de AENA entraba en las instalaciones minutos después de que el Decreto-Ley apareciera en BOE extraordinario. Ponían así en marcha las medidas con las que, según el ministro de Fomento, se pretende poner por delante el interés general de todos los ciudadanos por encima de intereses particulares, reducir el déficit de explotación de AENA y abaratar las tasas de navegación aérea para beneficiar el turismo, sector estratégico.
Según Blanco, se había llegado a una situación insostenible en la que los controladores dirigían y organizaban el servicio aéreo "según sus criterios y conveniencias". Con "este Decreto Ley, se devuelve la competencia a AENA".
Horas extras
El Decreto responde a la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre AENA y los controladores para firmar el convenio colectivo, que expiró el 31 de diciembre de 2004, hace más de cinco años, y ante la última propuesta de los controladores "que no resuelve los problemas sino que los agrava ya que aumenta los costes salariales y pone en peligro la eficiencia del serivicio", según Blanco.
"Lo que se ha hecho es establecer una jornada ordinaria de trabajo que limita las horas extraordinarias a lo establecido en el Estatuto de los trabajadores, con lo que se normaliza el régimen laboral de los controladores", ha explicado el ministro. Según Blanco, una hora extraordinaria de los controladores supone el triple de una hora normal. "Si todos los trabajadores cobraran el triple por una de cada tres horas de trabajo, ninguna empresa lo podría soportar", ha explicado.
Además, se suspende la facultad que "se habían dado los controladores de dejar de trabajar a los 52 años cobrando su salario", un "privilegio incompresible", ha indicado el responsable de Fomento.

Las torres de control se abren a la competencia
El Decreto Ley abre la posibilidad de que servicios de tránsito aéreo sean gestionados por empresas distintas a AENA, aunque el Estado seguirá siendo titular del servicio, pero podrá haber "más de una empresa concesionaria". Se trata de "una reforma estructural, de modernización y rigor económico necesaria en el momento presente para garantizar la eficiencia y sostenibilidad del sistema aeropuertario", ha observado Blanco.
"Ahorrar costes a base de seguridad"
La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) ha anunciado que iniciará las acciones legales necesarias para defender el actual convenio del colectivo en vigor y denuncia que el Real Decreto-Ley supone "una modificación unilateral del convenio":
Para el sector no es una buena noticia según confirman algunos controladores. Esta medida implica, según palabras del gremio, "una organización del trabajo que implica saltarse la seguridad". Fomento expone en sus motivos la reducción de costes y la apertura a proveedores privados que para los controladores significa "ahorrar a base de seguridad".
AENA rompió las negociaciones
La polémica en torno a los salarios de los controladores saltó a la opinión pública a principios de enero cuando el Ministro de Fomento hizo públicos los datos. Desde entonces y con la necesidad de renovar el actual convenio que expiraba el 31 de marzo, Blanco ha elevado el tono del debate alegando en todo momento que "el privilegio de los controladores no puede mantenerse". AENA rompió esta semana la negociación de forma unilateral y explicó que  las peticiones de los controladores eran "inviables".