Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Espuña toma el control de Pata Negra Jan para afianzarse en Estados Unidos

La compañía cárnica gerundense Espuña ha adquirido el 80,1% del capital social de la compañía americana Pata Negra Jan, dedicada a la elaboración de embutidos curados, con lo que se ha convertido en su propietaria única.
Con esta operación, la compañía catalana se ha afianzado en el mercado norteamericano, tanto con productos fabricados en la factoría de Estados Unidos como a través de la exportación de productos elaborados en España, ha informado en un comunicado este miércoles.
Pata Negra producía hasta el momento chorizo, si bien ahora ampliará su gama de productos con fuet, longaniza y salami elaborados en Estados Unidos, a la vez que importará jamones españoles, unos productos que se comercializarán este mismo año.
Con esta operación, Espuña avanza en su objetivo de que el 60% de sus ingresos proceda de mercados exteriores en 2019: "El potencial del mercado americano es enorme. En un radio de 500 kilómetros en el entorno de nuestra fábrica se concentran 120 millones de habitantes, un público al que le interesa la charcutería tradicional de muy alta calidad", ha destacado el gerente de Esteban Espuña, Xavier Espuña.
1,5 MILLONES DE INVERSIÓN
Espuña, que nació en 1947 en Olot, invertirá este año 1,5 millones de euros en la planta de Pata Negra, con lo que la factoría pasará de una superficie de 1.800 metros cuadrados a tener 2.520 metros cuadrados.
De este modo, se quiere doblar la capacidad de producción de la factoría, aumentando de tres a seis los secadores, e instalar una línea de loncheados de alto rendimiento.
Además, el fabricante catalán prevé seguir invirtiendo en sus instalaciones americanas en los próximos tres años, y actualmente está trabajando en la implantación de una nueva línea de loncheados que permitirá laminar tanto el chorizo y la longaniza fabricados en Gloversville como los jamones importados de España.
La ampliación, que tendrá dos fases --la primera finaliza en septiembre de este año--, permitirá contar con 5.700 metros cuadrados de superficie en 2018, y en la segunda fase se desarrollarán nuevos productos cárnicos y 'snacks'.
Espuña está presente en 45 países, como Francia, Reino Unido, Alemania, Portugal, Japón y Corea, y las exportaciones suponen actualmente un 49% de la cifra de negocios de la compañía.