Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europa también se aprieta el cinturón

Los Gobiernos italiano y británico se han sumado a los recortes anunciados por Zapatero para intentar poner freno a la crisis económica. 
Así, el Ejecutivo de Cameron ha anunciado un recorte del gasto público de 6.243 millones de libras (7.260 millones de euros), 243 millones de libras más de lo esperado, que supone "el primer paso" para reducir el déficit de 156.000 millones de libras (181.000 millones de euros) que tiene el país,
Pese a estas duras medidas, el Gobierno británico ha reconocido que no serán suficientes y que, en el futuro, habrá que tomar "otras muchas decisiones difíciles".
Durante la presentación del paquete de ajuste, el ministro de Finanzas del país, George Osborne, recalcó que "no hacemos esto por nuestro propio bien, sino para mejorar la calidad de vida de las personas... Hemos heredado un desastre económico", señaló.
Así, ha comentado que, en el caso del sector público, la "gran mayoría" de los ahorros procederán de puestos vacantes que no se van a ocupar, no de despidos.
Por su parte, el Gobierno italiano ha aprobado este martes un ajuste presupuestario para 2011-2012. La lucha contra la evasión fiscal y el recorte del gasto público son dos de los ejes principales del plan de austeridad aprobado  por el Consejo de Ministros italiano que prevé un ahorro de 24.000 millones de euros entre 2011 y 2013.
"Nadie meterá las manos en el bolsillo de los ciudadanos", ha garantizado el subsecretario del Consejo de Ministros Paolo Bonaiuti, quien ha admitido que habría que hacer sacrificios muy duros. EPF