Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europrint cesa su actividad en la planta de Marchamalo (Guadalajara) después de 30 años de actividad

La empresa vasca de Artes Gráficas Europrint ha cesado definitivamente este lunes su actividad después de casi 30 años en Marchamalo (Guadalajara), tras anunciar la dirección de la compañía un ERE de extinción que afecta a los 21 trabajadores que hay en plantilla en esta planta.
Desde este mismo lunes, los trabajadores ya no han acudido a trabajar a la fábrica, y a partir de ahora, una comisión se encargará de negociar las condiciones de liquidación con la empresa, según han confirmado a Europa Press fuentes sindicales.
Esta comisión sustituye al delegado sindical que representaba a la plantilla hasta el momento a raíz de que éste haya decidido dimitir ante las "supuestas presiones" recibidas por parte de algunos de sus propios compañeros, tal y como han señalado las mismas fuentes, desde donde se ha preferido no matizar más al respecto.
En todo caso, las mismas fuentes han señalado que el sindicato UGT va a seguir prestando el asesoramiento que precisen los afiliados que quieran consultar las condiciones que les pueda plantear la propia empresa o cualquier duda al respecto, como se viene haciendo hasta el momento.
El hecho de que sea este 14 de abril la fecha del cese de la producción y ya no acuda al centro de trabajo la plantilla está motivado, entre otras razones, porque vence la licencia de actividad que tiene esta empresa de Artes Gráficas, (por el uso de tintes y pinturas), y para renovarla había que hacer una inversión que las mismas fuentes cuantificaron en su día en el entorno de los 300.000 euros.
Los trabajadores de esta factoría acumulan ya más de dos nóminas sin cobrar, hecho que unido a los rumores que desde hacía algún tiempo venían escuchando sobre la situación económica de la empresa, les habían llevado también a protagonizar algunas jornadas de paro en la citada fábrica.