Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FCC convocará junta extraordinaria cuando Slim supere el 30% para darle más peso en el consejo

El mexicano contará con el ocho representantes, el doble que en la actualidad
FCC convocará una junta extraordinaria de accionistas en el momento en que la participación de Carlos Slim, actual primer socio del grupo con una participación del 27,4%, sobrepase el 30% del capital de la constructora y se haga por tanto con su control.
El objetivo de la asamblea será reestructurar el consejo de administración de la compañía para que el empresario mexicano cuente con un mayor número de representantes en función a su nueva participación.
Así se establece en el acuerdo que Slim y Koplowitz rubricaron en la madrugada del pasado viernes, por el que el mexicano logra vía libre para tomar el control de FCC.
En virtud del pacto, Esther Koplowitz cede el control de la compañía al mexicano para que el grupo pueda acometer la ampliación de capital de 709 millones de euros que necesita para concluir su saneamiento y garantizar su viabilidad.
El acuerdo suprime las limitaciones que Koplowitz y Slim fijaron en su primer pacto, el que firmaron en noviembre de 2014, cuando el mexicano desembarcó en FCC. En concreto, eliminan el compromiso de no sobrepasar el 29,9% en el capital del grupo y de contar con igual número de representantes en el consejo.
La ampliación de capital que ahora necesita realizar la constructora podría llevar a Slim a sobrepasar la cota del 30% del capital de FCC, por lo que ha sido necesario levantar dichas restricciones mediante un nuevo acuerdo.
Este nuevo pacto establece que en el momento en que el magnate supere el 30% del grupo, se convocará una junta extraordinaria, o en su caso un consejo también excepcional, para abordar una serie de medidas.
En primer término, la asamblea reestructurá el consejo de forma que Carlos Slim pasará a contar con ocho representantes, el doble respecto a los actuales. Entre ellos se incluirá el consejero delegado.
De su lado, Esther Koplowitz mantendrá sus cuatro vocales, uno de ellos la presidenta del grupo, Esther Alcocer Koplowitz. En este sentido, el nuevo pacto establece que mantendrá el puesto siempre que el cargo tenga carácter de no ejecutivo, sin que exista compromiso alguno de que vaya a mantenerlo.
La junta extraordinaria también eliminará el régimen de mayorías cualificadas (de al menos el 50% de la asamblea) que el anterior pacto de Slim y Koplowitz estableció para aprobar asuntos como el traslado al extranjero de la sede de la empresa.
KOPLOWITZ PERDERÁ DERECHOS SI BAJA DEL 10%.
El acuerdo reconoce a Esther Koplowitz estos derechos, y el de nombrar a dos representantes en los consejos de administración de Cementos Portand y Realia, filiales cementera e inmobiliaria de FCC, pero siempre que su participación en el grupo se mantenga por encima del 10%.
La empresaria mantendrá el porcentaje del 22,4% que tiene en la constructora tras la ampliación, si bien Carlos Slim le prestará los 159 millones de euros que requiere para suscribir la parte de la emisión que la corresponde.
Para separar los títulos que suscriba con el préstamo de Slim de los que actualmente tiene en la empresa, aportados a Bankia y BBVA como garantía de la financiación de los mismos, la empresaria tomará las nuevas acciones a través de una nueva sociedad instrumental denominada Nueva Samede 2016.