Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI elogia las reformas de Macron y eleva su previsión de crecimiento para Francia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha expresado su firme respaldo a la batería de reformas planteadas por el nuevo Gobierno de Francia de Emmanuel Macron, encaminadas a poner bajo control la deuda pública y sanear las cuentas, lo que ha llevado a la institución a revisar una décima al alza su previsión de crecimiento para este año, hasta el 1,5%, que se acelerará en 2018.
"El nuevo Gobierno está impulsando un ambicioso programa económico para hacer más dinámica la economía francesa y hacer más sostenibles las cuentas públicas", señalan los técnicos del FMI en las conclusiones preliminares del informe anual sobre la economía del país galo, denominado 'Artículo IV'.
En este sentido, la institución internacional considera que el Gobierno galo hace un "adecuado énfasis" en la importancia de profundizar en la consolidación de las cuentas públicas y en poner límites al gasto público, con el objetivo de reducir gradualmente el déficit y la deuda, lo que permitiría contar con margen fiscal para bajar impuestos.
"La senda gradual de consolidación fiscal del Gobierno es apropiada", señala el FMI, en referencia al objetivo de alcanzar el equilibrio para 2022, lo que contribuiría a poner la deuda en una trayectoria a la baja.
"Con un fuerte mandato político y ante la mejoría de las condiciones económicas, el crecimiento está en vías de alcanzar el 1,5% este año y acelerarse más el próximo ejercicio", añade el Fondo.
Por otro lado, los técnicos de la institución internacional destacan la "rapidez" del Gobierno galo en poner en marcha un programa de reformas para mejorar el dinamismo del mercado laboral francés que será aprobado en septiembre, incluyendo una mayor flexibilización de las relaciones laborales en las empresas y la reducción de la incertidumbre judicial en los despidos de trabajadores, así como la introducción de nuevos tipos de contrato más flexibles.