Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI alerta sobre el impacto del precio de los alimentos

El Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han alertado de que el alza de los precios de los alimentos ha destruido gran parte de los avances en la lucha contra la pobreza y ha avivado la inflación en todo el mundo. Estas asociaciones culpan de ese aumento a la producción de biocombustibles.
El presidente del BM, Robert Zoellick, llevó un paquete de arroz y un bollo de pan a su rueda de prensa para ilustrar el drama humano que supone la subida del valor de esos productos básicos.
"En muchos países en desarrollo los pobres gastan hasta el 75 por ciento de sus ingresos en comida", ha afirmado Zoellick. "La comunidad internacional debe de cubrir al menos el hueco de 500 millones de dólares en el programa alimenticio de Naciones Unidas para satisfacer las necesidades de emergencia", ha señalado.
Ha calculado que el efecto de la actual crisis alimenticia en la reducción de la pobreza equivale a siete años perdidos. El valor de los alimentos ha subido un 48 por ciento desde finales de 2006.
 
Entre el hielo y el fuego
Según Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI, la economía mundial está "entre el hielo y el fuego". El "hielo" es una frenada económica brusca, que hará que el mundo deje atrás el crecimiento del 4,9 por ciento registrado en 2007, tras varios años de esplendor, y marque un 3,7 por ciento en 2008, según el FMI. El "fuego" es el alza de precios de los alimentos y la energía.
Donde quema más es en Africa y un puñado de países en otras regiones, como Haití, Mongolia y Afganistán. Para gran parte del continente negro la subida de esos precios supondrá un empeoramiento de más de un 1 por ciento de su sector externo entre 2007 y 2008. El efecto "es probablemente mayor que la mayoría de los choques (económicos) en el pasado", dijo Strauss-Kahn.
En Europa, las cuentas corrientes de la mayoría de los países sufrirán un deterioro de menos del 1 por ciento por esta causa, mientras que ganarán los grandes exportadores, como Argentina, Brasil, Estados Unidos, Rusia y Australia. Bolivia y Paraguay también se beneficiarán, al tiempo que el resto de América Latina se verá "moderadamente" perjudicada.
Los contras de los biocombustibles
Según el Banco Mundial, los elevados precios de los alimentos se prolongarán durante años, debido en gran medida a la mayor producción de biocombustibles, que está desviando parte de la cosecha de granos como el maíz.
Mientras, con un crecimiento de tan sólo el 3,7 por ciento este año, el mundo no está lejos de una posible recesión. El FMI considera que existe un 25 por ciento de posibilidades de que el PIB del planeta sólo se expanda un 3 por ciento, una cifra que considera "equivalente" a una recesión mundial.  LA