Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI rebaja drásticamente sus pronósticos para Brasil, que no volverá a crecer al menos hasta 2018

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado drásticamente a la baja sus previsiones para la economía de Brasil, que no registrará tasas positivas de crecimiento este año ni el siguiente, dado que su Producto Interior Bruto (PIB) bajará un 3,5% en 2016 y se estancará en 2017.
De este modo, la institución internacional prevé que Brasil, cuya economía estima que se contrajo un 3,8% en 2015, seguirá en recesión en 2016, con una caída del PIB del 3,5%, lo que supone un empeoramiento de 2,5 puntos porcentuales con respecto a los pronósticos del pasado mes de octubre.
Asimismo, el FMI ha revisado en 2,3 puntos porcentuales a la baja su anterior previsión de crecimiento para Brasil en 2017, lo que supone que la economía del país sudamericano se estancará el próximo año.
Las pesimistas previsiones para Brasil de la entidad dirigida por Christine Lagarde se traducen en un empeoramiento de tres décimas de las perspectivas para América Latina y el Caribe en 2016, cuya economía retrocederá un 0,3%, en línea con la contracción del 0,3% de 2015, mientras que para 2017 se espera un crecimiento del 1,6%, siete décimas menos que lo anticipado en octubre.
Brasil registró un empeoramiento de las condiciones económicas en el tercer trimestre de 2015, cuando su PIB sufrió una contracción del 1,7% con respecto a los tres meses anteriores, cuando había retrocedido un 2,1%, ampliando así a tres trimestres consecutivos la recesión del país, el periodo más prolongado desde 1996.
Asimismo, la tasa de inflación de Brasil se situó en diciembre en el 10,67%, por encima del 6,41% del año anterior, lo que representa el mayor alza de los precios desde el año 2002, despidiendo 2015 muy por encima del umbral de tolerancia establecido por el Banco de Brasil cuyo objetivo de inflación para 2015 era del 4,5%, con una banda de oscilación prevista del 2,5% al 6,5%.
En la última actualización de sus previsiones económicas, el Banco Mundial recortaba drásticamente sus pronósticos para Brasil, hasta una caída del 3,7% en 2015 y del 2,5% en 2016, frente a la anterior estimación del -1,3% y el +1,1% previsto anteriormente, mientras que el crecimiento retornará en 2017, cuando la expansión del PIB será del 1,4%.