Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI enfría perspectivas para la economía mundial por tensiones geopolíticas y la parálisis de la eurozona

Más pesimista respecto a la zona euro tras recortar sus previsiones para Alemania, Francia e Italia
El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado a la baja en sus expectativas de crecimiento para el conjunto de la economía mundial, que crecerá un 3,3% este año y un 3,8% el siguiente, una y dos décimas respectivamente por debajo del anterior pronóstico de la institución como consecuencia del impacto de las tensiones geopolíticas y del riesgo de estancamiento de economías desarrolladas como la eurozona.
"El crecimiento mundial es mediocre y algo peor de lo pronosticado en julio", reconoce la institución en el prólogo de su informe 'Perspectivas económicas mundiales', donde subraya la cada vez mayor diferenciación en el crecimiento observado en las distintas economías.
Entre las economías avanzadas, el FMI señala que, mientras EEUU y Reino Unido están dejando atrás la crisis, Japón ve amenazada su recuperación por la elevada deuda pública, y la zona euro prácticamente ha visto como su recuperación se ha ralentizado.
"Los riesgos a la baja han aumentado desde primavera", apunta la institución, incluyendo un empeoramiento de las tensiones geopolíticas y el temor a un vuelco en la situación actual en los mercados financieros.
A medio plazo, el FMI advierte del riesgo que representa el estancamiento y bajo potencial de crecimiento de las economías avanzadas, particularmente en el caso de la zona euro, cuya recuperación podría paralizarse, lo que supondría una de las preocupaciones principales a las que se enfrentaría la economía mundial.
De este modo, el Fondo prevé que las economías desarrolladas crezcan este año un 1,8%, en línea con su anterior previsión, mientras que en 2015 el PIB aumentará a un ritmo del 2,3%, una décima menos de lo esperado en julio.
En concreto, la institución ha revisado medio punto al alza su pronóstico para EEUU en 2014, hasta el 2,2%, y mantiene en el 3,1% su previsión para el próximo año, mientras repite las proyecciones para Reino Unido, que crecerá un 3,2% en 2014 y un 2,7% en 2015.
REBAJA PREVISIONES PARA LA EUROZONA.
En cuanto a la zona euro, los nuevos pronósticos del FMI contemplan un crecimiento menos vigoroso con una expansión del PIB del 0,8% en 2014 y el 1,3% en 2015, por debajo del 1,1% y el 1,5% previsto en julio y lejos del 0,9% y el 1,6% que respectivamente espera el BCE.
El menor optimismo respecto a la zona euro se explica en parte por el empeoramiento de Alemania, que crecerá un 1,4% este año y un 1,5% en 2015, frente al anterior pronóstico del 1,9% y el 1,7% respectivamente.
Asimismo, el Fondo ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para Francia, hasta el 0,4% en 2014 y el 1% en 2015 desde el 0,8% y el 1,5% respectivamente, así como para Italia, que cerrará 2014 con una caída del PIB del 0,2%, frente al crecimiento del 0,3% anteriormente estimado, mientras que en 2015 crecerá un 0,8%, tres décimas menos de lo previsto en julio.
PESIMISTA RESPECTO A BRASIL.
En cuanto a la evolución de las economías emergentes, el FMI espera una expansión del 4,4% este año y el 5% el siguiente, lo que implica una rebaja de una y dos décimas respectivamente en relación con sus anteriores previsiones.
Entre estas economías, la institución mantiene su pronóstico para China de un crecimiento del 7,4% en 2014 y el 7,1% en 2015, mientras que en el caso de Rusia espera que este año crecerá un 0,2%, en línea con lo anteriormente previsto, mientras que en 2015 lo hará medio punto, cinco décimas menos de la anterior estimación.
Por otro lado, el Fondo prevé que la India crecerá este año un 5,6%, dos décimas más, mientras que en 2015 su economía acelerará y llegará al 6,4%.
El FMI se muestra mucho menos optimista respecto a Brasil y ha recortado un punto porcentual su pronóstico para este año, hasta el 0,3%, mientras que en 2015 espera que alcance el 1,4%, seis décimas por debajo del pronóstico anterior.
Por contra, en el caso de México las proyecciones de crecimiento de la institución contemplan un crecimiento del 2,4% en 2014 y el 3,5% un año después.