Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fagor Ederlan pondrá en marcha dos nuevas plantas de aluminio en baja presión en Gipuzkoa y en México

La actividad productiva en Bergara comenzará en 2017, con una plantilla de 110 personas en una primera fase y 200 en la última
Fagor Ederlan pondrá en marcha dos nuevas plantas de aluminio de baja presión en la localidad guipuzcona de Bergara y en la población de San Luis de Potosí en México, para lo que invertirá 85 millones de euros. La planta de Bergara, resultado de la transformación de una ya existente, comenzará su actividad productiva en 2017 y contará con una plantilla de 110 personas en una primera fase y de 200 en su última fase de crecimiento, según ha informado el Grupo Mondragon.
De este modo, Fagor Ederlan pasará a tener cuatro plantas de fabricación de componentes en tecnología de fundición aluminio en baja presión ya que, a la planta que está construyendo en México y a la transformación de la de Bergara, se suman las ya existentes en Mondragón y en Kunshan (China).
La construcción de la planta de México se inició el pasado mes de octubre en la ciudad mexicana de San Luis de Potosí e iniciará su actividad industrial este mismo año.
Esta fábrica será la segunda planta del Grupo Ederlan en México, junto a la planta de mecanización de componentes de automoción en hierro, fruto de la 'joint venture' que Ederlan firmó en 2015 con el Grupo Industrial Saltillo.
Centrada en la fabricación de portamanguetas de aluminio para clientes premium globales del grupo, contará con un equipo de más de 100 personas y una capacidad anual de más de 2 millones de componentes.
La fábrica de San Luis de Potosí utilizará "la misma tecnología y procesos que han llevado a la planta de Mondragón a ser líder del mercado europeo" y se convertirá en "referencia del mercado americano" para este tipo de componentes, han destacado desde Mondragon.
LA NUEVA PLANTA DE BERGARA
A este proyecto, le seguirá la transformación de una planta ya existente en Bergara que se iniciará en el tercer trimestre de este año y comenzará su actividad productiva en 2017.
La planta de Bergara será la segunda de este tipo que Fagor Ederlan tiene en el País Vasco y se convertirá, en palabras de sus responsables, en "el referente tecnológico del grupo en la tecnología de fundición de aluminio en baja presión". De este modo, han explicado, contará con procesos industriales "acordes a las altas exigencias del sector en la fabricación de componentes aligerados".
En una primera fase, contará con una capacidad para millón y medio de componentes y una plantilla de 110 personas, y alcanzará los 3 millones de componentes y 200 puestos de trabajo en su última fase de crecimiento.
INVERSIÓN
Las inversiones totales de ambas plantas alcanzaran los 85 millones de euros. Centrarán su actividad principal en la fabricación de componentes de automoción en tecnología de fundición de aluminio en baja presión y tendrán un volumen conjunto de fabricación de cinco millones de componentes anuales.
Según han destacado desde Mondragon, el grupo Fagor Ederlan es líder en el mercado en la fabricación de componentes de suspensión con esta tecnología y con estas dos nuevas implantaciones, además de ampliar capacidad, fortalecerá su posicionamiento como "proveedor global".
Con plantas en Europa desde 2001 y China desde 2012, además de una alianza tecnológica en Corea desde 2008, las nuevas implantaciones le permitirán contar con capacidad de oferta global de componentes de aluminio fabricados en fundición en baja presión.
Fagor Ederlan Group es un proveedor "líder" de automoción centrado en Chassis y Powertrain, que ofrece soluciones integrales al mercado en todas las líneas de producto. Cuenta con más de 3.600 profesionales en sus distintas plantas.