Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fainé ve las turbulencias de inicio de año en los mercados como "movimientos exagerados" que se corregirán

Pide reducir el paro en España por debajo del 10% a finales de esta década
El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, se ha mostrado este viernes convencido de que, lo que ha calificado de "fuertes turbulencias en los mercados financieros" en lo que va de año, marcadas por las incertidumbres sobre China y el descenso del precio de las materias primas, han sido "movimientos exagerados que irán corrigiéndose a los largo del ejercicio".
En la rueda de prensa de presentación de los resultados de 2015, ha explicado que el pasado año el entorno ha continuado siendo complejo, con "presiones regulatorias que no cesan" y un estado de opinión pública que todavía es desfavorable respecto a la banca, pero ha constatado que en el mercado global hay que acostumbrarse a vivir permanentemente en la incertidumbre.
Ha incidido en que la mejora de la economía española se está produciendo tras el efecto de las reformas de carácter estructural acometidas, y CaixaBank prevé que el PIB de España avance un 2,8% en 2016, ligeramente por debajo del 3,2% de 2015 por un rol "algo menor" de los elementos impulsores el pasado año.
Ha agregado que el gran reto sigue siendo la reducción del desempleo, y ha tildado de "inaceptable" que todavía esté por encima del 20%, a la vez que ha instado a reducir esta tasa por debajo del 10% a finales de esta década: "Creo que no debemos aspirar a menos".
También ha animado a los empresarios a impulsar la inversión aprovechando los bajos tipos de interés: "Si a los tipos actuales no se hacen grandes proyectos, no sabemos cuándo se van a hacer".
Respecto al sector financiero español, ha sostenido que "el esfuerzo realizado para adaptarse al nuevo entorno deberá continuar", y ha añadido que el crecimiento de negocio y beneficios de CaixaBank es resultado de un esfuerzo continuado de gestión.