Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fed aplicará la normativa de Basilea III en sus próximas pruebas de estrés a las banca de EEUU

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha anunciado este martes que incluirá en sus próximas pruebas de estrés a las entidades estadounidenses las reformas regulatorias sobre el capital incluidas en Basilea III, según recoge la institución en un comunicado.
"El consejo de la Reserva Federal estadounidense ha emitido este martes dos normativas finales provisionales que aclaran como las entidades deben incorporar las reformas regulatorias sobre el capital de Basilea III en sus previsiones de capital y de negocios durante el próximo periodo de pruebas de estrés", explica la Fed.
La legislación que implementa las reformas recogidas en Basilea III en Estados Unidos concluyó el pasado mes de julio y comenzará a introducirse de forma gradual en 2014 o 2015, en función del tamaño de la entidad bancaria.
Este proceso de implementación coincidirá con el siguiente periodo de informes de capital y pruebas de estrés que comienza el próximo 1 de octubre y que va desde el cuarto trimestre de 2013 hasta el cuarto trimestre de 2015.
En concreto, la Fed ha elaborado una normativa que se aplicará a aquellas entidades con activos consolidados totales que alcancen o superen los 50.000 millones de dólares (37.080 millones de euros), y que deberán incorporar marcos de capital revisados en sus previsiones tal y como recoge Ley de Protección de los Consumidores y Reforma de Wall Street Dodd-Frank.
El otro texto ofrece un periodo de transición de un año a la mayoría de las entidades cuyos activos consolidados totales sean de entre 10.000 y 50.000 millones de dólares (7.416 y 37.080 millones de euros).
Por otro lado, estas nuevas normas, que serán efectivas de forma inmediata y podrán recibir alegaciones hasta el próximo 25 de noviembre, no exigirán utilizar los enfoques de Basilea III para calcular su previsión de activos ponderados por riesgos, a menos que se les haya notificado antes del 30 de septiembre de este año.