Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferrovial, Aena, OHL y Sacyr, en liza por el aeropuerto de Santiago de Chile

Ferrovial, Aena, OHL y Sacyr compiten por el contrato de remodelación y posterior explotación del aeropuerto internacional de Santiago de Chile, un proyecto que requiere una inversión de 655 millones de dólares (unos 513 millones de euros).
El grupo de aeropuertos españoles y la compañía que preside Rafael del Pino pujan así por este proyecto después de que la constructora se haya convertido en uno de los nuevos socios de referencia de Aena.
Los cuatro grupos españoles figuran entre las doce compañías que han resultado precalificadas e invitadas a presentar oferta para hacerse con el proyecto, según el listado actualizado difundido por el Ministerio de Obras Públicas de Chile, que suma tres firmas más al difundido el pasado mes de julio.
En caso de lograr el contrato, las constructoras reforzarían la destacada presencia con que cuentan en el país. Estas firmas y Aena, que compite a través de Aena Internacional, entrarían además en el mercado aeroportuario latinoamericano con la consecución de uno de los mayores y más modernos aeródromos de la zona.
El proyecto en liza abarca la ejecución de obras de mejora y la posterior concesión del aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez, ubicado a 17 kilómetros al Noroeste de la ciudad de Santiago de Chile y que actualmente canaliza el tráfico de unos quince millones de pasajeros.
El contrato incluye la ejecución de distintos trabajos de ampliación de la instalación con el fin de superar las "limitaciones operacionales y de crecimiento" que presenta el aeropuerto.
Así el proyecto contempla la remodelación y ampliación de la actual terminal de pasajeros, que se destinará a vuelos domésticos y nacionales, y la construcción de una nueva terminal para tráfico internacional.
De esta forma, Chile pretende triplicar la capacidad del aeródromo con el fin de que pueda gestionar un tráfico de unos 29 millones de viajeros en 2030 y de unos 50 millones en el horizonte del año 2045.
PUJA INTERNACIONAL.
De los doce grupos internacionales a los que el Ministerio de Obras Públicas chileno ha invitado a presentar oferta, cuatro son españoles. OHL, Sacyr y compiten en solitario, el operador de aeropuertos español a través de Aena Internacional y Ferrovial, de su lado, lo hace en alianza con otras dos empresas.
Las firmas españolas pujarán por este contrato internacional con grandes grupos internacionales como el italiano Astaldi, el consorcio francés integrado por Vinci y Aeropuertos de París, la firma de autopistas chilena Costanera, la compañía local de transporte Agencias Universales o la brasileña Invepar.
También están invitados a presentar oferta y la empresa concesionaria chilena Port Chile, junto con el aeropuerto de Zurich, el grupo colombiano de infraestructuras Ondisa y la sociedad gestora de los aeropuertos de Cancún.