Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ferrovial vuelve al negocio inmobiliario diez años después

Coincidiendo con la recuperación del sector
Ferrovial ha vuelto al negocio de promoción y venta de viviendas diez años después de que a finales de 2006, antes del inicio de la crisis, saliera del sector al vender la división inmobliaria que entonces tenía la compañía actualmente centrada en construcción, concesiones y servicios.
El grupo que preside Rafael del Pino prevé abordar proyectos residenciales de forma selectiva, esto es, inciativas de "grandes dimensiones" y que se ubiquen en las "principales ciudades de interior".
Así lo indicó el consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, durante la presentación de resultados de 2015 del grupo, que vuelve a así posicionarse en el negocio inmobiliario coincidiendo con la recuperación que el sector experimenta en España.
Ferrovial descarta no obstante constituir una nueva división inmobiliaria como la que tuvo hace unos años, que finalmente vendió a Habitat a finales de 2006, antes del inicio de la crisis y del pinchazo de la 'burbuja' inmobiliaria que entonces existía.
"No volveremos a montar una Ferrovial Inmobiliaria", concretó el consejero delegado del grupo que preside Rafael del Pino.
GRANDES PROYECTOS EN GRANDES CIUDADES.
Según detalló Meirás, en la actualidad, el interés de Ferrovial por el negocio inmobiliario se limita a la promoción y venta de viviendas, siempres que el proyecto tenga una determana dimensión y esté ubicado en grandes ciudades, y no en la costa.
El ejecutivo de la compañía rechazó asimismo cualquer interés por el patrimonio inmobiliario, esto es, la compra de activos para explotarlos en alquiler.
Ferrovial retorna a la promoción inmobliaria dentro de su división de construcción, que de esta forma contaría con un negocio adicional en España, donde registra una descenso en el segmento de la ejecución de grandes infraestructuras.
De hecho, Meirás da por hecho que la compañía cerrará 2016 con un nuevo descenso en su negocio constructor en el mercado doméstico, que se sumará a los que viene registrando desde hace una década, desde 2007, en línea con el comprotamiento del sector.