Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch insta a España a reformar el sistema sanitario porque lastra el crecimiento económico

La agencia estima que la naturaleza del sistema sanitario lastra el rendimiento económico de España
La naturaleza del sistema sanitario español lastra el rendimiento económico del país, según la agencia de calificación crediticia Fitch, que incide en que el desequilibrio financiero derivado de las responsabilidades sanitarias necesita ser abordado.
Así lo ha señalado la calificadora en un estudio donde analiza la "rigidez" del gasto sanitario, que supone aproximadamente un 40% de las partidas de las comunidades autónomas (CCAA), y los riesgos que entabla para el rendimiento presupuestario de estas.
"Las CCAA se encargan de proveer los servicios sanitarios, pero tienen un control limitado sobre el alcance de los servicios que pueden dar, lo que provoca que el gasto sea inelástico y difícil de controlar", asegura Fitch.
De este modo, la agencia explica que las 15 CCAA que se rigen bajo el régimen común de financiación autonómica redujeron la recaudación un 17,1% en el periodo 2009-2013, mientras que el gasto sanitario experimentó un retroceso del 11,5%. Además señala que el crecimiento del gasto sanitario en el periodo 2004-2013 superó la expansión del PIB del sector público, al situarse en el 38,9% y 19,7%, respectivamente.
"La cobertura y la definición del gasto sanitario a nivel regional constituye un desafío clave", indica Fitch, que recomienda solucionarlo a través de una financiación "suficiente" de acuerdo al nivel de gasto o a la habilidad para ajustar para la oferta recursos disponibles, aunque también contempla una reforma de la Constitución para abordar la situación.
Por otro lado, Fitch indica que en entre 2010 y 2013, cuando se recortó el gasto público en España, el gasto en el sector sanitario privado tan solo creció un 6,5%, mientras que el gasto en sanidad de los hogares creció a pesar de caer un 8,8% sus ingresos.