Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch cree que la banca mediana española es "más segura" que la italiana

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings considera que las entidades españolas de tamaño medio están en una posición "moderadamente más segura" que la de sus homólogas italianas debido a las diferencias que existen entre las perspectivas económicas de los bancos de ambos países.
"Las perspectivas para los bancos de tamaño medio en España han mejorado en general, mientras que las de sus homólogos italianos siguen siendo complicadas, reflejando diferencias en tendencias de riesgo crediticio, rentabilidad y economía doméstica", señala Fitch en un informe.
La agencia explica que ambos grupos de entidades han realizado importantes procesos de reestructuración y han reducido el tamaño de sus balances en los últimos tres años, pero añade que los recientes decisiones de ratings demuestran las tendencias opuestas en términos de solvencia.
Así, recuerda que ha elevado los ratings de viabilidad (VR) de tres de las seis entidades españolas medianas que califica, ha revisado la perspectiva a 'positiva' de otra y no cuenta con ninguna en revisión para una posible rebaja. Por el contrario, ha bajado los VR de tres de ocho bancos medianos italianos y la mayoría tienen perspectiva 'negativa'.
En concreto, subraya que los bancos españoles han mejorado su capital, especialmente los que han recibido ayudas públicas, y han realizado buenos progresos en su reestructuración. Además, existen señales de que la calidad de los activos se está estabilizando en España y de que la morosidad alcanzará sus máximos en la segunda mitad de 2014.
En el caso de las entidades italianas, su posición de capital también se ha fortalecido, pero no lo suficiente para compensar la mayor debilidad de la calidad de los activos. Además, persiste la tendencia estructural de bajos beneficios en sus principales operaciones y no parece que la morosidad alcance pronto sus máximos.
Tampoco ayuda a los bancos italianos que la economía italiana haya vuelto a contraerse en la primera mitad de 2014, en contraste con la española, que comienza a recuperarse después de una prolongada recesión. Esto debería moderar el deterioro de la calidad de los activos de los bancos españoles, aunque Fitch recuerda que la economía sigue siendo "débil".
Asimismo, señala que en ambos países los elevados niveles préstamos problemáticos que no están cubiertos por reservas les dejan expuestos a riesgos a la baja, así como que algunas entidades pueden ser vulnerables a las pruebas a la banca del Banco Central Europeo (BCE).