Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch afirma que los bancos de la periferia serían los primeros afectados en caso de deflación en la eurozona

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha asegurado que un escenario de deflación en la eurozona situaría bajo una mayor presión a los bancos de la región, "disminuyendo los beneficios, aumentando la morosidad y debilitando el valor de los colaterales", y ha añadido que las primeras afectadas serían las entidades de la periferia.
"Nuestro análisis de los bancos de la eurozona en un escenario de deflación al estilo de la de Japón muestra que las entidades de la periferia con sistemas bancarios ya debilitados y una baja inflación serían los primeros afectados", señala la agencia en un informe.
Fitch aclara que el riesgo de deflación es cada vez mayor, pero no es su escenario base de la eurozona en su conjunto, donde espera que el fortalecimiento del crecimiento del PIB y una menor brecha de producción ayuden a evitarlo. Los países que mas cerca están de este escenario, en su opinión, son Italia, España y Portugal.
La agencia recalca que la caída de los precios, los salarios y los ingresos reduce la demanda de crédito y hace más difícil cumplir con el servicio de deuda, al mismo tiempo que el descenso del valor de los activos debilita la recuperación de los créditos problemáticos.
Sin embargo, admite que los efectos que estos factores podrían provocar en el crecimiento económico sugieren que es probable que haya una respuesta de las autoridades públicas a esta situación, lo que podría aliviar los problemas de las entidades.
Respecto al impacto en los bancos individuales, subraya que dependería de la solvencia de cada entidad, así como del apoyo público. "La naturaleza y el alcance del impacto reflejarían la gravedad de la deflación, su duración y sus variaciones según regiones", agrega.
En su opinión, las entidades sin cuotas de mercado líderes o sin capacidad para gestionar de forma eficaz los costes son "más vulnerables". En este sentido, recuerda que los sistemas bancarios de Irlanda, Bélgica, Países Bajos, Portugal y Alemania sufren una "relativamente baja rentabilidad", aunque con significativas variaciones dentro de cada país.
Asimismo, apunta que en países donde ha seguido descendiendo el precio de la vivienda, como Chipre, Grecia, Italia y España, la deflación puede exacerbar este efecto en el corto plazo. "También podría ser mucho más difícil para los países recuperar competitividad si los precios caen, ya que es más difícil bajar los salarios nominales", incide.