Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fomento cifra en hasta 4 millones de euros el impacto para Renfe de huelga de mañana

Ve "impropio" el paro, dado que está abierta la negociación con los sindicatos
El Ministerio de Fomento ha cifrado en entre 3 y 4 millones de euros el impacto que la huelga convocada para mañana viernes, 3 de agosto, en el sector ferroviario tendrá en los ingresos de Renfe.
Así lo indicó el secretario de Estado de Infraestructuras de Fomento, Rafael Catalá, quien atribuye la pérdida al efecto de los ciudadanos que optan por no viajar, a los billetes devueltos y a los trenes que no salen.
El 'número dos' de Fomento aseguró que este impacto se suma al que tendrá en la "economía y el turismo" por coincidir con un viernes del mes de agosto.
Por ello, y por el hecho de que se convoca en tanto la negociación con los sindicatos sobre la reforma del sector ferroviaria está abierta, Catalá tildó de "impropia" la huelga prevista para mañana en Renfe, Adif y Feve.
El secretario de Estado apeló así a la "responsabilidad" de los sindicatos para que "sean conscientes del perjuicio del paro" y no "vuelvan a utilizar la huelga, sino que sigan negociando" la reforma.
Los sindicatos con representación en el ferrocarril (CC.OO., UGT, CGT, Semaf, Sindicato Ferroviario y Sindicato de Circulación) han convocado este paro en contra de la liberalización del transporte de viajeros en tren y la división de Renfe en cuatro empresas recientemente aprobadas por el Gobierno.
REFORMA NECESARIA.
En este sentido, el secretario de Estado defendió la "necesidad" de abordar esta reforma en el ferrocarril, con el fin de garantizar su viabilidad dado que, según aseguró, su "situación actual es insostenible".
"Los tres operadores (Adid, Renfe y Feve) suman una deuda altísima (20.700 millones), existen vías con una muy baja ocupación y un mantenimiento muy costoso, estaciones con pocos viajeros y trenes que no se usan", explicó Catalá. "Ante todo ello, parece razonable abordar un proceso de mejora y modernización, y apostar por un servicio ferroviario público y de calidad", añadió.
El secretario de Estado aseguró que, además, en el marco de este proceso, existe una negociación abierta con los sindicatos. "Estamos sentados con ellos negociando un proceso de mejora que pretende garantizar la viabilidad de un servicio ferroviario que, si no tiene viabilidad propia, hay que financiarlo con los impuestos de los españoles", apuntó.
En cuanto a los servicios mínimos fijados ante el paro, que los sindicatos prevén recurrir por abusivos, Catalá indicó que son equiparables a los establecidos en huelgas anteriores y que buscan compatibilizar el derecho a la huelga con el derecho a la movilidad de los ciudadanos.