Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia considera que EEUU da la impresión de no creer en su plan de reactivación

La ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, replicó a Estados Unidos que los planes de recuperación europeos son suficientes y no se aumentarán, y consideró que con sus demandas al Viejo Continente para reforzarlos Washington da la impresión de no creer en el suyo.
"Estados Unidos da la impresión de que ellos mismos no creen en su plan de relanzamiento" al afirmar que no esperan que la recuperación llegue en 2010, señaló Lagarde en una entrevista publicada hoy por "Les Echos".
La ministra francesa dijo que disiente de las perspectivas más pesimistas de Estados Unidos y del Fondo Monetario Internacional (FMI), y que está con la opinión del Banco Central Europeo, que calcula que la recuperación empezará en 2010.
Preguntada por la reclamación estadounidense para que los europeos pongan más dinero en los planes de recuperación, la atribuyó a que al otro lado del Atlántico hay "situaciones económicas, bancarias y políticas diferentes" y hacen frente "a una crisis de mayor amplitud".
"Para la mayor parte de los países de Europa continental, lo urgente es la elaboración de reglas, la disciplina y las eventuales sanciones a través de una nueva arquitectura del sistema financiero", subrayó antes de insistir en que "no habrá un plan de relanzamiento europeo suplementario" en la cumbre del G20 de Londres el próximo 2 de abril.
A ese respecto, puso el acento en que "los esfuerzos europeos son muy importantes", ya que representan 400.000 millones de euros, equivalentes al 3,3% del Producto Interior Bruto.
La titular francesa de Finanzas señaló que de cara a la cumbre de Londres la prioridad es "progresar en la cuestión de los paraísos fiscales" que "deben aceptar la transmisión de datos y el levantamiento del secreto bancario".
"Si no hay voluntad de cooperar, pediremos a todos nuestros bancos que comuniquen las informaciones sobre sus transacciones" con los países identificados como paraísos fiscales y "podremos también denunciar las convenciones bilaterales, en particular las fiscales", advirtió.
Además, se baraja la posibilidad de que se exija a las entidades que mantengan los vínculos con esos centros financieros que incrementen sus fondos propios reglamentarios, dijo Lagarde, que se felicitó de que sobre esta cuestión "las cosas avanzan", como lo demuestran los acuerdos que Francia acaba de firmar con Jersey y pronto con Guernesey, o las declaraciones de Andorra, Hong Kong y Singapur, que prometen más cooperación.