Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia también tiene su plan de austeridad: 45.000 millones

El primer ministro francés, François Fillon, ha indicado esta tarde que para cumplir el compromiso de reducir el déficit al 3% del Producto Interior Bruto (PIB) según las reglas europeas, en ese horizonte habrá que disminuir el gasto público en 45.000 millones de euros. "Nos hemos comprometido a reducir de aquí a 2013 nuestro déficit del 8% (del PIB) al 3% y todos nuestros esfuerzos se van a concentrar en esa prioridad", ha señalado Fillon en un discurso ante militantes de su partido, la conservadora Unión por una Mayoría Popular (UMP).
El mandatario ha precisado que ese recorte representa 100.000 millones, de los que la mitad se conseguirán por un aumento de los ingresos y la otra mitad por una limitación del gasto. De estos últimos 50.000 millones de euros, 45.000 vendrán por una menor dotación de los presupuestos de las administraciones públicas, y los otros 5.000 millones por la supresión de algunas exenciones fiscales. En cuanto a la recaudación, el jefe del Gobierno ha dicho que espera que el fin de la crisis, "a medida que vuelva el crecimiento, en las cajas entrarán de nuevo 35.000 millones de euros que se habían perdido con carácter "coyuntural". Por último, 15.000 millones de euros corresponderán al fin de las medidas que se activaron para hacer frente a la crisis y que "no tienen naturalmente vocación a durar más allá de este periodo de relanzamiento".
Reforma de las pensiones
Francia tuvo el pasado año un déficit del 7,5% del PIB y el Gobierno espera que este año llegue a un pico del 8%, antes de proceder a una severo recorte hasta el 6% en 2011, el 4,6% en 2012 y en 2013 el 3%, que era el tope fijado en el Pacto de Estabilidad de la UE. En lo que respecta a la deuda pública, que fue del 78,1% del PIB el pasado ejercicio, la previsión es que toque techo en 2012 con el 87,1% antes de iniciar un descenso en 2013 al 86,6%. Fillon no ha dado más detalles de los que ya se saben sobre el contenido de la reforma del sistema de pensiones, que se dará a conocer el martes o el miércoles próximo, y cuyo principal punto será la elevación de la edad de jubilación, que ahora es de 60 años con carácter voluntario.
El primer ministro se ha centrado en atacar a la oposición de izquierdas, y así ha reprochado al Partido Socialista que "desde hace 20 años multiplica los consejos y las críticas sobre el futuro de las pensiones" pero son ellos los que toman "las decisiones difíciles". "Sería cobarde de nuestra parte decir a los franceses que se puede garantizar su pensión sin prolongar el periodo de actividad y sin tocar la edad legal (de jubilación) y el símbolo de los 60 años", ha indicado.
Le Figaro informa hoy de que el Gobierno ha abandonado la idea de crear un impuesto para financiar las pensiones que grabe a quienes tengan ingresos mensuales superiores a los 11.000 euros mensuales, y que sigue buscando una alternativa diferente pero siempre con la idea de que al menos simbóliamente los más ricos tienen que contribuir. El recorte del gasto público y la reforma de las pensiones son dos bazas que tiene previsto llevar el presidente francés, Nicolas Sarkozy, a su encuentro el próximo lunes con la canciller alemana, Angela Merkel, entrevista que fue suspendida la semana pasada en medio de rumores sobre las desavenencias franco-alemanas.