Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El G-20 admite que su trabajo en favor del crecimiento y el empleo aún no ha terminado

Subraya la necesidad "urgente" de impulsar el crecimiento y evitar políticas que hagan flaquear la recuperación
Los líderes del G-20, reunidos durante este jueves y viernes en la ciudad rusa de San Petersburgo, han admitido en su declaración final tras la cumbre que su trabajo en favor del fortalecimiento de una recuperación económica capaz de generar empleo "aún no está completo" y han advertido de la necesidad de evitar políticas que pudieran debilitar el crecimiento o provocar la expansión de unos países a costa de otras economías.
"El fortalecimiento del crecimiento y la creación de empleo es nuestra principal prioridad (...) sin embargo, nuestro trabajo aún no está completo y sigue siendo fundamental para los países del G-20 concentrar sus esfuerzos conjuntos en conseguir una salida duradera de la mayor y más prolongada crisis de la historia moderna", expone la declaración.
En este sentido, los líderes del G-20 subrayan en el texto emitido a la conclusión de la Cumbre de San Petersburgo que la "necesidad más urgente" es incrementar el "ímpetu" de la recuperación global, generar un mayor crecimiento y mejores empleos, a la vez que se fortalecen los cimientos del crecimiento a largo plazo "evitando políticas que pudieran hacer flaquear la recuperación o promover el crecimiento de unos países a costa de otros".
En este sentido, la declaración final de la Cumbre destaca que este crecimiento económico debe asentarse sobre mayores y previsibles inversiones, confianza y transparencia, así como sobre una regulación efectiva.
"Como líderes de las mayores economías mundiales, compartimos la responsabilidad de reforzar un sistema económico mundial abierto y basado en reglas. Estamos comprometidos a cooperar y hacer frente a los principales desafíos de la economía global", añade la declaración.