Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallego (Iberia): "Cerrar una pista en Barajas sería un desastre"

Cree que habría que "buscar otras soluciones" para evitar reducir hasta un 30% los sobrevuelos
El presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, asegura que el cierre de una pista en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas sería "un desastre" para Madrid, para España y para la economía española", en un contexto en el que la T4 ha ido perdiendo posiciones frente a otros 'hubs' europeos, y en un momento en el que se está peleando por abrir rutas a Asia.
"En un momento en el que se quiere activar la economía de España, que la T4 siga perdiendo posiciones como 'hub' de referencia en Europa y se limite su crecimiento y el de una actividad que genera muchos empleos y que ayuda tanto al PIB es un desastre", aseguró Gallego en un encuentro con periodistas españoles en Shanghái al ser cuestionado sobre su preocupación por el inminente fallo del Tribunal Supremo al respecto de la reclamación de varios vecinos de la urbanización madrileña de Santo Domingo.
Al respecto, el presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, considera que "habría que buscar otras soluciones" que no pasen por llevarse por delante "una de las principales actividades económicas del país" cuando se le pregunta por la posibilidad de que Aena negocie con los vecinos afectados una posible solución.
Según datos de Aena, el impacto económico y operativo que supondría reducir hasta un 30% los vuelos de la pista 18R de Barajas, la más larga del aeropuerto madrileño o incluso el cierre provocaría una disminución acumulada de 70 millones de pasajeros hasta 2030 y la pérdida de empleos sería de 14.000 en la región y 42.000 puestos de trabajo en todo el país. Estima que se perderían 42.000 empleos en toda España.
Gallego también se refirió a las interrupciones del tráfico aéreo en Europa, a raíz de las huelgas del servicio de control aéreo, especialmente las convocadas por los controladores aéreos en Francia. "Se tiene que tomar una solución de una vez por todas para tener un espacio aéreo regulado y no estar a la merced de decisiones unilaterales de colectivos que puedan colapsar el tráfico", afirmó.
El presidente de Iberia cifró en muchos millones el impacto por las cancelaciones, retrasos y pérdidas de conexión de los pasajeros afectados, que según la legislación vigente, las aerolíneas deben compensar lo que supone "un agujero en las cuentas de resultados".
A LA ESPERA DEL FALLO DEL TS.
El Tribunal Supremo (TS) tiene pendiente una sentencia de resolución en el proceso judicial iniciado en 2004 por los vecinos de la urbanización madrileña de Santo Domingo (Algete), que podría conllevar la reducción de la capacidad operativa de Barajas en la pista 18-R, la más larga del aeropuerto, lo que afectaría entre otras compañías a Iberia. El TSJM declaraba en diciembre de 2014 no ejecutada la sentencia del TS y decretaba que la reducción de operaciones debe ser sobre el 30% del número total de vuelos reconocidos en 2004 (20.730 aproximaciones).
El Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid ha citado a declarar como investigados al presidente y consejero delegado de Aena, José Manuel Vargas Gómez y al anterior presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, el próximo 4 de julio por presuntos delitos de desobediencia y contra el medio ambiente presentada por residentes de la urbanización madrileña de Ciudad Santo Domingo.
Por otro lado, Aena recuperará provisiones de 446,7 millones en este ejercicio al recibir otra sentencia del TS favorable a los intereses de la compañía en relación con la expropiación de varias fincas en el proyecto de expansión de Madrid-Barajas.