Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat subastará la Bolsa de Barcelona y dos sedes del Govern a un precio de salida de 168 millones

El comprador debe respetar el usufructo de la Bolsa hasta 2030
El Govern subastará el 1 de diciembre el edificio de la Bolsa de Barcelona, el de la Conselleria de Empresa y Empleo (Torre Muñoz) y el de la Secretaría de Empleo por un precio de salida de 168 millones, como anunció el martes, que se reducirá a 134 en una segunda subasta si la primera no tiene éxito.
La venta se divide en dos lotes, uno para el edificio de la Bolsa por un precio de salida de 88,98 millones y otro para las otras dos sedes de dependencias de la Generalitat por 79,37 millones, y los interesados pueden presentar sus ofertas hasta el 14 de noviembre, ha informado el Govern en un comunicado.
El comprador deberá respetar el usufructo que tiene la Bolsa de Barcelona para sus instalaciones hasta 2030, mientras que la parte del inmueble que ocupa la Conselleria de Economía mantendrá un contrato de alquiler de un máximo de tres años.
El adjudicatario del lote de la Torre Muñoz y de la Secretaría de Empleo --en la calle Sepúlveda 148-- también deberá firmar un contrato de alquiler de hasta tres años para el edificio de Sepúlveda, y de 20 para la Conselleria ubicada en Passeig de Gràcia 105.
La operación se enmarca en el objetivo de la Generalitat de ingresar 2.310 millones de euros a través de privatizaciones y concesiones este año para sanear sus finanzas.
El Govern ha destacado que la venta de estos tres edificios supondrá un ahorro de 7,1 millones anuales para la administración catalana por la eliminación de censos y gastos de mantenimiento.
Desde 2012, el Ejecutivo de Artur Mas ha vendido 37 edificios --tres en tramitación, adquiridos por el Ayuntamiento de Barcelona--, todos situados en la capital catalana, por 577,6 millones de euros, y esta política de vender y arrendar inmuebles ha supuesto para las arcas de la Generalitat un ahorro de 33,2 millones de euros anuales en concepto de cuotas de censo y gastos de mantenimiento.