Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Cantabria hará "cuanto sea posible" para reconducir la situación de Sniace

Diego espera una llamada del representante de la empresa, Miguel Gómez de Liaño, para intentar programar una reunión a tres bandas
El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha asegurado este martes que el Gobierno hará "cuanto sea posible" para reconducir la situación de Sniace, la cual ha calificado de "muy preocupante" tras el fracaso de las negociaciones entre la empresa y los trabajadores.
Por ello, ha manifestado la "disposición" e "interés" del Ejecutivo de convocar una nueva reunión a tres bandas en la que intentará mediar para desatascar el "punto" en el que se encuentran actualmente las negociaciones. "Es en principio un gesto de buena disposición de un Gobierno que ha estado en todo momento trabajando por el mejor final de esta crisis de Sniace", ha añadido Diego.
Así lo ha indicado el presidente regional que, a preguntas de los periodistas tras visitar una fábrica conservera en Santoña, ha detallado que ya ha hablado con el secretario del comité, Antonio Pérez Portilla, quien "como no puede ser de otra manera" le ha manifestado la disposición de los representantes de los trabajadores para celebrar esa reunión "inmediatamente".
Diego también ha tratado de ponerse en contacto con el representante de Sniace, Miguel Gómez de Liaño, pero "tenía los teléfonos apagados". Ante esta circunstancia, el presidente ha indicado que le ha llamado a través de las oficinas de la empresa y está a la "espera" de que le devuelvan la llamada.
La intención del Ejecutivo cántabro es "una vez más hacer cuanto sea posible" para que las negociaciones entre comité y empresa lleguen al "mejor fin" y, para ello, Diego espera poder "coordinar" ese encuentro entre las tres partes, en el que el Ejecutivo ejercerá la labor de "mediación", en "un corto plazo de tiempo".
En este punto, el presidente ha considerado que, en las últimas semanas, "por fin y después de demasiado tiempo", las negociaciones sobre el futuro de Sniace han estado "donde corresponden", entre la dirección de la empresa y los representantes de los trabajadores.
Sin embargo y al no alcanzar ambas partes un acuerdo, el Gobierno ha propuesto, en el mismo momento en que ha tenido "conocimiento" de que "se agotaban los plazos y las vías de encuentro", realizar una reunión como "un gesto más" para intentar un acercamiento de "las posturas" entre comité y empresa.
PREJUBILACIONES
Por otro lado, sobre la última propuesta de la empresa en la que se incluían las prejubilaciones esperando el apoyo económico de la administración para hacer frente a las mismas, Diego ha opinado que Sniace ha tratado de "quitarse responsabilidades de encima desde hace ya un tiempo" y éste "es un gesto más en ese camino".
No obstante, ha señalado que el Gobierno hará lo que le "permitan" sus presupuestos y ha hecho hincapié en que su administración no puede afrontar los costes de las prejubiliaciones "de forma generalizada con todas las empresas".
En esta línea, ha explicado que existe una "fórmula singular" pero que requeriría de la implicación del Estado para sumir parte del coste, así como de la aprobación por parte del Ministerio de Trabajo, una posibilidad que el presidente se ha comprometido a "intentar".
A pesar de ello, Diego ha apuntado a que "lo que no pueden hacer las empresas es unilateralmente decidir que otro que pasa por allí pague las responsabilidades de la propia empresa".