Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno contradice a Díaz Ferrán en sus razones para el cierre de Air Comet

La secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, ha señalado en rueda de prensa, que Fomento estuvo negociando el día 21 con el banco alemán acreedor de Air Comet, Nord Bank, para que la aerolínea pudiese operar hasta el 10 de enero y llevar a cabo un cierre ordenado de la misma.
Díaz Ferrán acusó este miércoles al banco de no haber atendido a ninguna de las posibilidades que desde Air Comet se le había solicitado para evitar que se ejecutase la orden de un juez británico de que los aviones de la aerolínea quedasen en tierra por impago del leasing (alquiler) de los mismos.
Gutiérrez relató cronológicamente los hechos, destacando que ante el conocimiento de la orden del juzgado y para evitar un problema con motivo de los desplazamientos navideños, Fomento negoció con los representantes del Nord Bank, quienes aceptaron que Air Comet pudiese seguir volando, "pero no vendiendo billetes", hasta el 10 de enero y luego hacer un cierre ordenado.
Esta solución le fue comunicada a la compañía, quien contestó que no podía operar porque no tenía dinero para el combustible, ante lo que debía cerrar sus operaciones.
Respecto a la afirmación realizada por el presidente de la CEOE de que "no volaría en una compañía como Air Comet", la secretaria de Estado se preguntó si esa recomendación es también "válida para el resto de las compañías de su grupo".
Continuando con el desarrollo del cierre de la aerolínea, Gutiérrez indicó que el 4 de diciembre ante el anuncio de un posible comprador, se llamó a ambas partes que anunciaron que tenían firmada una carta de intenciones que se haría efectiva el 22 de febrero de 2010.
El 21 de diciembre los dueños de la compañía remitieron una carta a Fomento indicando que no se había realizado el primer pago que se tenía previsto por la venta y que al no cumplirse tenían que suspender operaciones. Ante ello, el 22 de diciembre Fomento comunicó a Air Comet que quedaba suspendida la licencia que tenía para operar, al mismo tiempo que le anunciaba que le incoaba un expediente sancionador que puede alcanzar los 4,5 millones de euros por incumplir sus obligaciones con los pasajeros.
Respecto al concurso de acreedores, la secretaria de Estado de Transportes ha anunciado que Fomento se va a personar como parte afectada, y añadió que se va a pedir a los dueños de Air Comet que pague los gastos derivados de la operación que ha tenido que montar el ministerio para atender a los pasajeros que ha dejado en tierra la aerolínea. Gutiérrez ha destacado que "puedo garantizar que vamos a repercutir hasta el último céntimo gastado a la compañía Air Comet".
No hubo posibilidad de un cierre ordenado
Respecto al supuesto "cierre ordenado" de la compañía al que ha aludido la secretaria de Estado, Air Comet  puntualiza que "la sentencia era de ejecución inmediata y de obligado cumplimiento, sin dejar margen a ningún aplazamiento, como aseguraron tanto la asesoría jurídica propia como la Abogacía del Estado consultada al efecto".
Para un posible cierre ordenado hasta el día 5 de Enero, "y no del 10, como se señala en la información oficial, se exigía el pago inmediato de 25 millones de dólares, deuda más costas, cuando se sabía que la Compañía no tenía ese dinero", se añade en el comunicado de Air Comet. Tampoco se tenía en cuenta la actitud que podrían adoptar los trabajadores ante un cierre seguro aunque aplazado unos días.
El comunicado de la compañía concluye que "en ningún momento el banco alemán accedió a ninguna conversación, ni siquiera se pusieron al teléfono, para formular ninguna propuesta que no fuera la de ejecución inmediata de la sentencia del juez británico".