Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco pide a Industria medidas para bajar la factura energética a las empresas

La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco, Arantza Tapia, ha pedido al ministerio de Industria que "priorice" las medidas para reducir el coste energético del sector industrial y ha indicado que es una cuestión que debe "ocupar su agenda de actividad".
Tapia ha realizado esta reflexión en la conferencia que ha ofrecido en Bilbao en una jornada organizada por Expansión bajo el título "Precios energéticos competitivos para la Reindustrialización de Euskadi".
En su intervención, ha subrayado que las limitaciones energéticas "suponen limitaciones evidentes", pero ha indicado que también asumen la energía como "un elemento de retos y oportunidades que desde Euskadi estamos dispuestos a abordar".
Tapia ha destacado los ámbitos en los que está trabajando el Gobierno vasco como la nueva estrategia Energética 2030 que se aprobará en las próximas semanas, la energía como un "ámbito de prioridad" en la Estrategia de Especialización Inteligente, y el análisis de los costes energéticos en las empresas consumidoras intensivas y la necesidad de "revisión de estas facturas para su mejora competitiva".
COSTES ENERGÉTICOS EN LA INDUSTRIA
En concreto, Tapia ha destacado que uno de los ámbitos de trabajo, desde el inicio de la legislatura, ha sido el análisis del impacto de los costes energéticos en la industria en general y en las empresas consumidoras intensivas, en particular.
Según ha apuntado, han tratado de ser "exhaustivos y rigurosos" y, para ello, han elaborado diversos informes en colaboración con el EVE y el tejido empresarial que les han llevado a una serie de conclusiones.
Una de ellas es que los sobrecostes que establecen las tarifas, tras la reforma energética, suponen un incremento de más del 20% de la tarifa para la "inmensa mayoría" de las empresas, existiendo casos en los que el incremento podría incluso alcanzar el 75% de su factura. Según ha destacado, las firmas que consumen electricidad de forma intensiva han sufrido pérdidas de entre un 20 y un 30% como consecuencia del sistema de subasta de interrumpibilidad.
Por todo ello, considera "evidente" que son necesarias medidas de mejora que ya han planteado al Ministerio de Industria, entre ellas, medidas asociadas a exenciones fiscales sectoriales y temporales, el establecimiento de precios eléctricos industriales "competitivos con respecto a países como Francia y Alemania, reestructurar el sistema actual de interrumpibilidad, establecer tarifas de acceso industriales no discriminatorias o la mejora del acceso a redes por parte de las empresas o mejoras en las interconexiones europeas".
"Desde Euskadi entendemos que se trata de una relación de medidas que deben de priorizarse y que tiene que ocupar la agenda de la actividad del Ministerio de Industria", ha apuntado.
REVISIÓN ESTRATEGIA ENERGÉTICA
Por otra parte, la consejera ha subrayado que la revisión de la estrategia energética de Euskadi responde a la necesidad de "adecuar esta planificación al nuevo marco resultante" de los cambios en la coyuntura mundial, a los nuevos reglamentos y legislaciones, así como a la evolución de la propia sociedad vasca durante los años de crisis económica.
Tapia ha indicado que la "negativa" coyuntura económica se ha "alargado en el tiempo", incidiendo "profundamente" en todos los sectores, si bien, la recuperación se está produciendo, "de manera desigual", dificultando "regresar a los niveles de empleo previos a la crisis".
Por todo ello, según ha subrayado,se ha visto necesaria una adaptación de la 3E2020 "a esta nueva realidad". Tapia ha apuntado que las áreas de actuación de la nueva estrategia se resumen en mejorar las competitividad y sostenibilidad energética en la industria vasca, disminuir la dependencia energética del petróleo, reducir el consumo e incrementar el uso de renovables en edificios y el hogar, promover una administración pública más eficiente energéticamente; el aprovechamiento de los recursos existentes en el sector primario, impulsar la producción de energía eléctrica renovable, supervisar infraestructuras y mercados de suministro energético y orientar el desarrollo tecnológico energético.
"En definitiva, contribuir a lograr un sistema social y económico que requiera menos energía para producir bienes y servicios en la empresa, el hogar y el transporte, fomentando el ahorro y la eficiencia energética", ha agregado.
Tapia ha añadido que la prioridad de la Energía en la Estrategia Vasca de Especialización Inteligente, incluye todas las actividades relacionadas con la I+D del sector energético presentes en Euskadi en sus distintos ámbitos y en todas las etapas de la cadena de valor.