Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno asegura que el adelanto del cierre presupuestario buscaba "disciplinar" el gasto

La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, ha asegurado este martes que la decisión de cerrar el año presupuestario el 25 de noviembre tenía como intención "disciplinar el gasto y no gastar lo que no se tiene", medida que ha calificado de "encomiable" y de "responsable", rechazando así que la intención fuera cuadrar el déficit con el objetivo pactado con Bruselas.
Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, varios portavoces han preguntado a la secretaria de Estado por esta decisión, que supondría que todos los gastos desde el 25 de noviembre hasta final de año se han aplazado a las cuentas de este ejercicio con el objetivo, según gran parte de la oposición, de cumplir el 6,5% de déficit previsto par 2013.
Fernández Currás ha replicado sin embargo que "publicar una orden de cierre (del ejercicio) para disciplinar el gasto y no gastar lo que no se tiene y lo que no hay que gastar es una actitud encomiable y no reprochable" porque sólo pretende "apurar la mejor gestión posible" de las cuentas públicas.
Además, ha recordado que los únicos gastos que se han visto afectados por la decisión son los "discrecionales, que tradicionalmente se apuran hasta el final del ejercicio para que no sobren". "Corresponde a un Gobierno responsable intentar controlar esto. Hasta ahí ha llegado nuestro esfuerzo de gestión, muy distinto desde luego al de otras épocas", ha añadido, precisando que la decisión conllevó "apenas 300 millones de ahorro para el Estado", una cantidad inocua a efectos de reducir el déficit.
LA CONTABILIDAD MIDE DEVENGOS
A renglón seguido, Fernández Currás ha recordado que la contabilidad nacional incluye devengos, por lo que incluso aunque no se hubieran pagado gastos como las nóminas de los funcionarios "estarían devengadas y registradas en déficit", lo que a su entender es suficiente para despejar cualquier "duda sobre un posible desplazamiento de gasto".
En este sentido, ha recordado además que los datos de déficit consolidado de las administraciones públicas en enero y febrero de este ejercicio están "mejorando" con respecto al pasado ejercicio, demostrando así un "avance muy significativo en la contención del déficit", lo que es incompatible con un aplazamiento de ciertos gastos del año pasado.
"Así que tengo que hacerles un ruego encarecido y una confirmación absoluta de la bondad de nuestras instituciones. Y creo además que la pregunta se hace sin haber rastreado cómo se han comportado todas las administraciones públicas, porque todas ellas han publicado sus ordenes de cierre en las mismas fechas", ha remachado.
REDUCCIÓN DEL CONSUMO PÚBLICO
Por otra parte, Fernández Currás también ha asegurado que "no hay nada estrambótico ni raro" en la caída del consumo público en el cuatro trimestre de 2013 (sobre todo en el mes de diciembre), ni siquiera teniendo en cuenta que el año anterior no se abonó la paga extraordinaria a los funcionarios, lo que debería haber elevado este dato.
Según ella, esta evolución se debe a que el año pasado se dio el "paso importantísimo" de "consolidar mensualmente los datos de la Seguridad Social", lo que supone no sólo ofrecer un dato mensual en lugar de trimestral, sino también "consolidar cuentas públicas".
"Y al tener información mensual ha sido posible imputar los consumos intermedios y las inversiones al momento en que se han producido, aproximándolas a su auténtico devengo. Por eso 2012 y 2013 no ofrecen datos homogéneos, comparables, mientras que sí lo serán los datos de 2013 y 2014", ha concluido.