Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno argentino estudia nacionalizar el comercio de granos y derivados

El Gobierno de Argentina analiza la opción de nacionalizar el comercio de granos y derivados, cuando los productores rurales retienen parte de la cosecha de soja a la espera de una mejora en los precios, informó hoy la prensa local.
La concentración de la compraventa de granos en un organismo estatal -hoy el mercado tiene sólo actores privados- podría realizarse mediante un decreto presidencial o por el envío de un proyecto de ley al Parlamento, según las versiones que recogen hoy los principales periódicos de Buenos Aires.
La entidad estatal, que podría ser la ya existente Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), se encargaría de la compra de granos, harinas y aceites, además de abastecer la demanda doméstica y regular la venta de los saldos exportables.
El diario "Clarín" interpretó la difusión del estudio de esta medida como una "presión" para que los agricultores apuren la venta del remanente de la última cosecha de soja -entre 5 y 9 millones de toneladas- e ingresen así al Fisco unos 1.000 millones de dólares de los impuestos a las exportaciones de la oleaginosa.
La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) manifestó, en un comunicado, "su total y absoluto rechazo ante lo que considera un pernicioso retroceso en la actividad comercial sectorial, que agudizará aún más el deterioro de los precios al productor".
"La posible concentración en la ONCCA de la compra y venta de cereales, tal cual se estaría analizando, promueve reeditar viejas recetas que no funcionaron, para encontrar soluciones a un problema actual", dijo la entidad.
El sector agropecuario mantiene abierto desde hace casi un año un duro conflicto con el Gobierno argentino por los impuestos a las exportaciones de granos, tributo que el Ejecutivo se niega a eliminar o bajar pese a las renovadas presiones de los productores rurales.
El pasado martes concluyó la sexta huelga comercial agropecuaria desde que se inició el conflicto, en marzo de 2008, al cabo de la cual los dirigentes rurales retomaron el diálogo con el Gobierno, que ofreció mejoras para el sector de leche y carnes calificadas como insuficientes por los líderes agrarios.
Argentina es el primer exportador mundial de girasol, el segundo de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo, y ocupa también puestos de relevancia en el comercio global de derivados (aceites y harinas) de estos granos.