Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno plantea una exención parcial del 85% del impuesto de electricidad, según Asaja

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en colaboración con Hacienda, ha planteado al sector una exención parcial del 85% del impuesto de electricidad y un ajuste de la fiscalidad a los regantes que tributen en el régimen de estimación objetiva del IRPF, según ha informado este miércoles la organización agraria Asaja.
Con la aplicación de ambas medidas el sector recibirá unos 55 millones de euros para paliar los costes de producción que actualmente soporta.
La organización agraria ha acogido con satisfacción la propuesta presentada por el departamento que preside Isabel García Tejerina para disminuir fiscalmente los altos costes de producción que soporta el sector agrario de riego y que ponen en graves dificultades la competitividad de las explotaciones.
Según Asaja, uno de los problemas fundamentales que afecta al sector agrario es el diferencial entre los altos costes de producción y los bajos precios que perciben los agricultores por la venta de sus productos, lo que provoca cuentas de resultados negativas para las explotaciones.
En estos momentos, la energía, cuyo peso era residual en el campo hasta el año 2008, es, tras la mano de obra, el coste más elevado en las explotaciones.
Así la factura eléctrica de regadío se ha encarecido en un 1.000% en los últimos cinco años y supone en la actualidad más del 40% de los costes actuales de una explotación agrícola de riego, lo que convierte en "inviable", según Asaja, al sistema agrícola del regadío, el más productivo y el que más empleo y movimiento genera en el mundo rural.
Por todo ello, la organización agraria sigue insistiendo en la necesidad de que el ministerio de Industria mueva ficha definitivamente y permita la puesta en marcha de los contratos de temporada flexibles en el sector agrario, una demanda que Asaja considera "imprescindible" para la viabilidad de las explotaciones agrarias.