Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno insiste en que la curva del siniestro estaba en el diseño inicial y nadie planteó alegaciones

El Gobierno insiste en que el trazado de la curva de A Grandeira, el punto a las afueras de Santiago de Compostela donde el pasado mes de julio un tren Alvia procedente de Madrid se salió de la vía y causó la muerte de 79 personas y dejó más de 140 heridos, se planteó desde el primer borrador del proyecto de construcción de la línea, y que nunca se plantearon alternativas a dicho trazado, que tampoco recibió ningún tipo de alegación durante el trámite de información pública.
Así lo señala en cinco respuestas parlamentarias a los diputados de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) Gaspar Llamazares y Ascensión de las Heras, y de la diputada del BNG Rosana Pérez, quien habían registrado en el Congreso sendas preguntas escritas sobre este tema.
En los textos, que recoge Europa Press, el Gobierno asegura que "el trazado en curva a partir del punto kilométrico 84+230 se contemplaba en todas las alternativas del Estudio Informativo del tramo Orense-Santiago" y que "no tuvo objeciones" por parte de ningún organismo o institución durante la información pública. "La curva está calculada para la entrada en Santiago dada la disposición de vías existentes y así se contemplaba en todas las alternativas del Estudio Informativo", reitera.
CAMBIO DE VELOCIDADES
Además, el Ejecutivo asegura que la señalización en todo ese tramo "se ajusta a lo establecido en el Reglamento General de Circulación" y que la velocidad de este tramo (donde se pasa de 200 km/h a 80 km/h en menos de un kilómetro) está recogida en el Cuadro de Velocidades Máximas y en el Libro Horario siguiendo el Reglamento General de Circulación.
En este sentido, subraya que la compatibilidad del cambio de velocidad y la curva está recogida en el Estudio Informativo del Proyecto del Acceso Ferroviario a Galicia. Eje Orense-Santiago, que fue redactado "de acuerdo con la normativa técnica vigente y sometido a un proceso de información pública previo a su aprobación".
Así, abunda en que "no constan denuncias formales" por verbal o por escrito sobre ninguna percepción de peligrosidad en la reducción de la velocidad en la zona del siniestro.
SISTEMAS DE SEGURIDAD
A renglón seguido, el Gobierno recuerda que "la seguridad de los trenes depende del maquinista apoyado por los sistemas de seguridad en vía y embarcado, que en este caso concreto son ASFA y el denominado 'hombre muerto'" a pesar de que el sistema ERTMS nivel 1 (más moderno que el ASFA) está "operativo" en el tramo donde se produjo el accidente desde "la puesta en servicio de la línea en diciembre de 2011" sin que se hayan registrado problemas.
Precisa también que el sistema ERTMS entre Orense y Santiago está valorado en el Proyecto de Instalaciones de Seguridad en 13,7 millones de euros y precisa que el mantenimiento de estas instalaciones está encomendado a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Antalsis, S.L., Thales Transporte Signalling and Security Solutions, S.A.V., Cobra Instalaciones y Servicios, S.A., y Dimetronic, S.A.
El Ejecutivo asegura asimismo que la disposición de los vagones en el convoy (con el vagón generador inmediatamente después de la máquina) está certificada según las características correspondientes y la normativa en vigor.
INVESTIGACIONES EN MARCHA
Finalmente, el Gobierno reitera en varias ocasiones que las causas del accidente son objeto de investigación tanto del juzgado de instrucción número 3 de Santiago de Compostela, encargado de la causa, como de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), eludiendo así dar más explicaciones.
Además, recuerda que "no se considera necesaria la constitución de una comisión de investigación en el Congreso" sobre este tema porque ya es objeto de investigación, y asegura que si Renfe no informó de la llamada telefónica que había realizado al maquinista del Alvia siniestrado "en un punto crítico de transición" de la velocidad mientras sí se le informó de la llamada del interventor es porque Renfe "no tuvo conocimiento de la llamada hasta la declaración del interventor".