Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno va a reunir a 9 comunidades por la crisis del automóvil

Cientos de trabajadores se manifiestan frente al Palau de la Generalitat, durante la reunión del Gobierno y la Generalitat. Foto: EFEtelecinco.es
Este fue uno de los acuerdos que han alcanzado Generalitat y Gobierno en una reunión en Barcelona, en la que asistieron el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, el ministro de Industria, Miguel Sebastián y los consellers de Trabajo, Mar Serna, y el propio Huguet.
Gobierno central y Generalitat han acordado constituir antes de finales de este mes un grupo de trabajo para tratar "específicamente" el futuro de Nissan en Cataluña. El grupo de trabajo requerirá la "implicación de la empresa", según explicaron en una nota conjunta ambas Administraciones, que apuntaron a que los temas a tratar incluirán "los temas laborales".
El fabricante de automóviles nipón presentó la semana pasada ante la Administración laboral catalana un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a 1.288 trabajadores en Barcelona y prevé la presentación de un nuevo expediente de 392 personas más a mediados de 2009. 
Respuesta de Europa
Ambas Administraciones se comprometieron a mantener "contacto permanente" y coincidieron en la necesidad de que la Unión Europea (UE) "se comprometa inequívocamente en el apoyo a este sector productivo", que se encuentra afectado por una caída de ventas "a nivel global".
Huguet reveló que tanto el Estado como la Generalitat están a la espera de que "próximamente la UE tome cartas en el asunto". "Esperamos unas políticas más sólidas que las que hasta ahora ha habido en automoción", ha dicho Huguet, quien consideró que la actuación española y catalana obedece a que "mientras la UE no reacciona", ambas administraciones tienen que "moverse".
Huguet ha concretado que en la reunión, la consellera Serna solicitó a Corbacho "menos rigidez en la aplicación de medidas de apoyo" a las empresas que contemplen la rescisión de contratos de trabajo, y también planteó la posibilidad de que "en casos muy concretos y de forma transitoria" que se pueden aplazar los pagos a la Seguridad Social para evitar problemas de "liquidez".     LA