Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno venezolano anuncia que mañana intervendrá otra procesadora de arroz

El ministro venezolano de Agricultura, Elías Jahua, anunció hoy en el programa de radio y televisión "¡Aló, presidente!", que dirige el gobernante Hugo Chávez, que el Estado intervendrá mañana una segunda empresa privada procesadora de arroz.
"Mañana proseguiremos con Arroz Mary", una de las principales arroceras venezolanas, afirmó Jahua luego de que el sábado Chávez ordenara la intervención estatal con apoyo militar de parte del sector y advirtiera con nacionalizarlo todo si persiste en que lo llamó "burla a la ley".
"Si se ponen cómicos los expropiamos y pasamos eso de la propiedad privada a la propiedad social", insistió hoy al ser informado por Jahua del cumplimiento de su orden.
Las leyes venezolanas determinan que la mayoría de la oferta de productos de consumo masivo debe hacerse a los precios que el Estado fija desde inicios de 2003, pero el ministro insistió en que sus funcionarios detectaron que en el caso del arroz era la minoría.
Jahua explicó el sábado que la orden de Chávez fue inicialmente acatada en una sola planta procesadora de arroz, donde, aseguró, el 90 por ciento de su oferta estaba siendo envasada como arroz especial "para burlar el control" estatal de precios y cuyos propietarios, al ser advertidos, respondieron "desafiando al Estado".
Se trata de una planta de Alimentos Polar, donde fiscalizadores estatales establecieron en el transcurso de la semana que prácticamente la totalidad de una existencia de 18.000 toneladas de arroz estaba destinado a la variedad "saborizada", cuyo precio no está regulado por el Gobierno.
"Que esto sirva de advertencia a otros" empresarios de sectores cuyos precios, tarifas y otras especificaciones están regulados por el Estado, porque la medida de intervención "se ampliará en 48 horas" a otras firmas que hasta entonces persistan "en esta burla", había remarcado el ministro.
La advertencia de pasar todo el sector al control estatal se debe a que las empresas arroceras han amenazado con parar la producción, aseguró Chávez, y remarcó que afrontará el problema con expropiaciones, lo que obligaría al Estado a pagar compensaciones económicas.
"Les pago con papeles" y no "con dinero constante y sonante", matizó el jefe de Estado.