Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González (BBVA) pide "mucho realismo" y afrontar "los problemas del siglo XXI con políticas del XXI"

El presidente de BBVA, Francisco González, ha advertido de que España necesita "mucho realismo" para prolongar la senda de crecimiento económico y creación de empleo neto, al tiempo que ha instado a afrontar "los problemas del siglo XXI con políticas del siglo XXI".
González se ha referido así de forma velada a Podemos y a Grecia, y ha calificado estas recetas de "fracasadas y pasadas". "Esas fórmulas no crean empleo ni crecimiento", ha defendido el presidente de BBVA, después de incidir en que la salida de la crisis dependerá de "las decisiones que se tomen como país".
Durante su intervención en la junta general de accionistas, que votará su reelección al frente de banco por otros tres años más, González ha pedido no "perder el tiempo" en temas secundarios que "no importan a la inmensa mayoría de los ciudadanos". "Hay que trabajar en lo verdaderamente importante para los españoles: asegurar las condiciones necesarias para impulsar el crecimiento y la creación de mucho empleo y eliminar y erradicar la corrupción", ha afirmado.
El presidente de BBVA ha reafirmado la previsión de que España crecerá un 2,7% en 2016 y ha alertado de que la recuperación económica global tras la crisis está siendo "más lenta y más suave" que en otros ciclos anteriores.
González se ha referido al contexto de bajos tipos de interés tras la rebaja de tipos aplicada por el BCE hasta el 0% y ha definido la situación como una entrada en "territorio desconocido". En este sentido, ha sugerido que no parece que la solución para atajar la incertidumbre sobre la economía mundial sea bajar más los tipos, por lo que ha instado a acometer reformas estructurales, si bien ha mostrado su desconfianza en que se tomen políticas en este sentido en el "corto plazo".