Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gordon Brown emplea el término "depresión" para referirse a la crisis

El primer ministro británico, Gordon Brown, abandona su residencia oficial en Downing Street para asistir a una ronda de preguntas en el Parlamento de Londres (Reino Unido), el 4 de febrero de 2009. EFEtelecinco.es
El primer ministro británico, Gordon Brown, empleó hoy por primera vez el término "depresión" para referirse a la crisis económica internacional durante una intervención en el Parlamento en la que volvió a alertar contra la tentación de caer en el proteccionismo para solucionar el problema.
"Deberíamos ponernos de acuerdo, mundialmente, para poner en marcha un estímulo monetario y fiscal que saque al mundo de la depresión", dijo Brown en la Cámara de los Comunes.
El líder laborista, que no se distingue por sus dotes oratorias, se trabó ligeramente al terminar de pronunciar esta frase en un acalorado debate con el líder del Partido Conservador, David Cameron, por lo que dio la sensación de que cometió un lapsus y que pronunció la palabra depresión, en lugar de recesión.
La referencia a la "depresión", que retrotrae a la crisis de 1929 y que ningún gobernante ha empleado hasta el momento para hablar de la crisis, enseguida saltó a los medios de comunicación en sus páginas digitales, a las televisiones y a las radios.
El impacto fue tal que la oficina del primer ministro se apresuró a aclarar que fue un error y a asegurar que Brown no piensa que la economía mundial esté en una situación de "depresión".
Desde el Partido Conservador se instó al primer ministro a clarificar sus comentarios y a tener cuidado con lo que dice.
El parlamentario tory George Osborne, eventual ministro de Economía con un Gobierno conservador, manifestó que "el primer ministro debe aclarar personal y urgentemente si su declaración de hoy de que el mundo está en depresión responde a que se le trabó la lengua o a que sabe algo que nosotros no conocemos".
"Por el bien de la confianza debería aclarar esta confusión. Los primeros ministros, de manera especial, tienen que ser muy cuidadosos con el uso que hacen del lenguaje para asegurar que no socavan la confianza", añadió Osborne.
Brown ya sufrió otro destacado resbalón dialéctico en la Cámara de los Comunes hace unas semanas cuando, hablando de las medidas de rescate aprobadas por su Gobierno para la banca en octubre pasado, afirmó que "nosotros salvamos al mundo", un comentario que provocó la chanza generalizada de la bancada conservadora.