Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Govern no prevé elecciones anticipadas y mantiene que la legislatura sea de 18 meses

Ve posible aprobar los Presupuestos con la CUP pero no subirá el IRPF
La portavoz del Govern, Neus Munté, ha asegurado este martes que el Ejecutivo mantiene que la actual legislatura es "excepcional" con una duración de unos 18 meses, y no prevén elecciones antes.
"No se contempla ningún escenario de elecciones anticipadas", ha asegurado en rueda de prensa tras el Consell Executiu, donde ha defendido que la legislatura está afianzada y ahora el objetivo del Govern es aprobar en julio los Presupuestos 2016.
Desde el inicio de su mandato, el presidente Carles Puigdemont planteó una legislatura de unos 18 meses con el objetivo de dejar Catalunya a las puertas de la independencia y luego convocar "elecciones constituyentes", y Munté asegura que este plan no ha variado.
Sobre si aprobar el Presupuesto podría debilitar al Govern y cuestionar este mandato de 18 meses, Munté asegura que el Ejecutivo sólo contempla que las cuentas salgan adelante: "No nos planteamos otros escenarios que no sean la aprobación del Presupuesto".
El Govern tiene a la CUP como socio prioritario para aprobar las cuentas y los anticapitalistas pidieron la semana pasada unos Presupuestos de "ruptura" que incluyan un aumento del IRPF, recuperar el Impuesto de Sucesiones e incluir las tasas creadas la Generalitat pero anuladas por el Tribunal Constitucional.
Munté ha insistido en que las cuentas no incluirán un aumento del IRPF, y, pese a esta discrepancia, ve margen de acuerdo con la CUP, a la que ha recordado que la Generalitat debe hacer unos Presupuestos ambiciosos pero "realistas".
La portavoz ve puntos de conexión con las demandas de la CUP, como que Catalunya debe tener "una estructura tributaria justa y equitativa": a partir de estos puntos compartidos, el Govern aspira a tejer un acuerdo con este partido.
Así, a pocas semanas para que las cuentas inicien su trámite parlamentario --está previsto que sea a finales de mes--, Munté ha recordado a la CUP que la aprobación de los Presupuestos es "imprescindible para poder sacar adelante la medidas sociales --del pleno contra la pobreza-- y la creación de estructuras de Estado".
SOBRE EL IRPF
Munté ha insistido en que no hay divisiones en el Govern sobre el IRPF pese a que el vicepresidente Oriol Junqueras defendiera recientemente estudiar un aumento a las rentas más altas, mientras que el presidente Carles Puigdemont lo descartó.
Para la portavoz, el ejemplo de que no hay problemas en el Govern sobre esto es que, por segunda semana desde que estalló la polémica, "no se ha tratado ninguna propuesta de incremento del IRPF" en el Consell Executiu de este martes.
Munté no ha aclarado si esta subida podría introducirse en el tramitación parlamentaria de las cuentas: "La ley de acompañamiento de los Presupuestos saldrá con un determinado contenido y debe ser objeto de diálogo y negociación en el Parlament", se ha limitado a constatar.
RENTAS BAJAS
El Govern insiste en que el objetivo sigue siendo bajar el IRPF a las rentas bajas y medias, y no descarta que las cuentas de 2016 incluyan alguna medida en este sentido, pero primero se debe analizar todo el sistema de recaudación: "Veremos en qué momento es posible" introducir esta medida.
En relación también con las finanzas de la Generalitat, el Govern ha aprobado este martes nombrar a Rosa Vidal i Planella interventora general de la administración catalana.