Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grecia subirá los impuestos y retrasará la edad de jubilación contra la crisis

Nuevo Gobierno y nuevas medidas ante una crisis profunda. El Gobierno griego ha anunciado que modificará el sistema impositivo y elevará hasta los 65 años la edad de jubilación para todos los trabajadores como medidas para atajar la crisis económica y el grave déficit público que arrastra el país.
En un mensaje televisado, el primer ministro griego, Giorgos Papandreu, advirtió que su implementación es necesaria y llamó a la cohesión social para que su aplicación sea un éxito.
"Ya no tenemos margen para soluciones a corto plazo", dijo el mandatario, quien subrayó que el país "no está en condiciones de aguantar más huelgas", en referencia a las críticas que las reformas han despertado y a las protestas de los agricultores, que han costado ya pérdidas de más de 200 millones de euros.
Jubilación hasta los 65 años para las mujeres

Así, Papandreu explicó que la edad de jubilación será de 65 años, con lo que se elevan en un lustro la actual fecha de retiro para las mujeres, aunque se deja inalterada la de los hombres.
Además, el Ejecutivo griego tramitará un proyecto de ley para modificar el sistema impositivo. "La imposición será más justa y el margen más amplio, ya que no es justo que sólo los asalariados y los ciudadanos consecuentes lleven solos el peso", dijo Papandreu.
La reforma incluye aumentar el gravamen a la propiedad inmobiliaria, eliminar las exenciones fiscales de algunos sectores y ampliar los impuestos a los carburantes. Además, los planes del Gobierno pasan por recortar los beneficios y pluses salariales en el sector público y la congelación de los sueldos de los funcionarios en 2010.
Se las verá con los funcionarios
En ese sentido, Papandreu pidió comprensión a los empleados públicos, que han convocado a una huelga general para la próxima semana en protesta contra los recortes en su sector.
El primer ministro socialista, en el cargo desde el pasado octubre, llamó a la cohesión "de todo el pueblo griego, como un deber nacional para hacer frente y frenar a los que quieren empujar a Grecia al precipicio". Papandreu declaró que en el exterior "ven a Grecia como eslabón débil de la UE".

La Comisión Europea tiene previsto aprobar mañana el plan ideado por el Gobierno griego para reducir el déficit público y hacerlo bajar del actual 12,7 por ciento hasta el 3 por ciento en el año 2012. El mandatario griego se refirió a que ese plan pretende "incrementar los ingresos públicos y reducir el despilfarro fiscal y los gastos".
El principal partido de la oposición, el conservador Nueva Democracia, anunció hoy que apoyará al Gobierno en "las medidas justas y combatirá las que son injustas", mientras que las formaciones de izquierdas denunciaron que las medidas afectarán a las capas de población con menores ingresos.