Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Guindos sugiera que el Gobierno tendrá que negociar con Bruselas un nuevo objetivo de déficit para 2016

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha admitido este jueves en París que el Gobierno tendrá que negociar con Bruselas un nuevo objetivo de déficit de 2016, situado ahora en el 2,8% del PIB, toda vez que el déficit de 2015 se ha desviado casi un punto, hasta 5,16% del PIB, debido sobre todo al incumplimiento de las comunidades.
De Guindos, que ha hecho estas declaraciones en Paris donde se ha reunido con inversores, indicó que no será necesario modificar los Presupuestos de 2016, sino que lo que se hará, y así se ha hablado ya con la Comisión, es incluir en el plan de estabilidad un apartado especial con las medidas que se van a adoptar para corregir la desviación del déficit desde las nuevas cifras de 2015.
El ministro afirmó que, sin "adelantar acontecimientos", lo que España está pactando con Bruselas estos días, a través de distintas reuniones de trabajo, es hacer una "proyección de lo que puede ser la evolución del déficit en 2016", añadiendo las medidas adicionales para recortar el desvío en las comunidades autónomas en 2015.
"A partir de ahí se abrirá un periodo de interlocución con la Comisión Europea", se limitó a contestar De Guindos al ser preguntado acerca de cuándo prevé el Gobierno que España pueda recortar su déficit por debajo del 3%.
El ministro indicó que está manteniendo conversaciones al respecto con el comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, y con el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, a los que ha trasladado las medidas que adoptará España para que las comunidades autónomas corrijan la desviación del déficit de 2015.
En concreto, apuntó que dichas medidas contemplan que el dinero extra que reciban las comunidades este año lo tendrán que destinar exclusivamente a reducir el déficit y que tendrán que cumplir con la regla de gasto, que les obliga a no aumentarlo más allá del 1,8%, que es lo que se estima que crecerá el PIB nominal.
LO MÁS IMPORTANTE ES EL CRECIMIENTO.
"Nosotros ya llevamos hablando desde hace días con la Comisión de las medidas de corrección", apuntó De Guindos, que indicó que a pesar del desvío de 2015, lo más importante es que España sigue creciendo y creando empleo.
Según sus previsiones, el PIB crecerá en el entorno del 0,7% en el primer trimestre, lo que supone una "ligera desaceleración" respecto a los dos últimos trimestres de 2015, pero se encuentra muy por encima de la tasa media estimada para la zona euro. "A pesar de las incertidumbres, España ha seguido creciendo fuerte", añadió.
En este sentido, dijo que a las agencias de rating, con las que se está reuniendo estos días, no están preocupadas por la desviación del déficit de 2015, sino que lo que más les preocupa es que España deje de crecer o conocer cuál será la agenda económica. "Son las cuestiones que más me plantearon ayer", reiteró.