Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos afirma que hay que mantener el crecimiento y el empleo para evitar volver a la situación de 2012

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, ha afirmado este lunes que España debe mantener el ritmo de crecimiento y de creación de empleo para evitar volverse a ver en la misma situación de 2012, cuando era el "principal riesgo" para la economía mundial.
Durante la clausura del IV Foro del consejero, organizado por IESE, Aon, El País y KPMG, Guindos ha desvelado que hace cuatro años participó en una reunión "bastarte restringida" en la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la que se analizó cuál era el principal riesgo para la economía mundial, siendo España la respuesta.
"Yo lógicamente defendí que era una economía competitiva, que tenía una burbuja de crédito y que se podía superar. Solamente un año después, España empezó a crecer y un año y medio después a crear empleo, y hoy somos los que más crecemos", ha señalado.
A renglón seguido, ha insistido en que ésta es la línea que hay que seguir para evitar así que España se vea de nuevo en la situación que tuvo que vivir en abril de 2012.
El titular en funciones de Economía ha recordado que a día de hoy el crecimiento económico mundial es "mediocre y frágil" porque no hay una recuperación intensa, debido a que la crisis de los últimos años ha sido diferente a las vividas en el pasado, puesto que combina un alto nivel de endeudamiento, una situación de inflación reducida y un estancamiento secular de la productividad.
LUCHAR CONTRA LOS POPULISMOS.
Además, y centrándose en la situación europea, ha alertado de que aún existen una serie de desafíos importantes, entre los que ha citado el 'Brexit', la situación griega y la generalización de los populismos. "Los populismos son el peor enemigo de las reformas estructurales y la ausencia de reformas estructurales es, a su vez, una de las causas fundamentales del estancamiento en la productividad", ha advertido.
De Guindos entiende que "ante el oscurecimiento que producen los populismos de la realidad, no hay más antídoto que explicar a las sociedades" lo que se pretende y se quiere hacer y cuáles son las consecuencias de las políticas populistas. También ha considerado importante defender el proyecto ortodoxo del euro, que acabará prevaleciendo sobre lo que son "los cantos de sirena del populismo".
REFORMA DEL GOBIERNO CORPORATIVO.
A lo largo de su intervención, el ministro de Economía en funciones ha recordado que el Gobierno corporativo formaba parte de la agenda reformista del Ejecutivo de Mariano Rajoy, a pesar de que sea una de las menos conocidas en comparación con otras de las desarrolladas a lo largo de la legislatura.
Así, ha recordado que en los últimos años se han limitado las remuneraciones de los directivos de entidades financieras que tenían participación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y se establecieron mecanismos de control de las indemnizaciones, de las pensiones y de los "múltiples beneficios alternativos" que tenían estos directivos.
"En un momento en el que se estaba inyectando capital en estas instituciones, no había nada más incomprensible para una sociedad que estaba viviendo una crisis profundísima que ver que los gestores de esas entidades estaban llevándose sueldos e indemnizaciones elevadísimas", ha recordado.
El Gobierno también adoptó los criterios de la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) de honorabilidad, experiencia y buen gobierno para garantizar que los consejos de administración fueran profesionales e independientes.
Además, se limitó el mandato de los consejeros independientes a 12 años y se pidió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la reforma del Gobierno corporativo y la revisión del Código unificado del buen gobierno, entre otras medidas.