Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hacienda devuelve 3 millones a los hermanos Areces Galán tras ser incluidos por error en la lista de morosos

La Agencia Tributaria ha devuelto los 3,14 millones de euros que pagaron Javier, Carlota y Carlos Areces Galán, tras "estimar totalmente" los recursos presentados de reposición por los hermanos tras ser incluidos por error en la lista de morosos el 22 de noviembre del año pasado, según han informado los afectados en un comunicado.
En concreto, Hacienda ha devuelto a cada uno de los hermanos un total de 1,04 millones de euros. Los sobrinos del fundador de El Corte Inglés se vieron obligados a pagar este importe el 20 de noviembre del pasado año, más los intereses de demora.
Cada uno de los hermanos ha recibido un acuerdo de resolución, en el que la Agencia Tributaria estima "anular la liquidación objeto de impugnación", además de "reconocer el derecho a la devolución de los intereses correspondientes hasta la fecha de ordenación del pago".
La Agencia Tributaria publicó el pasado día 22 de diciembre de 2015 la primera lista de deudores con la Hacienda pública, que incluía a 345 personas físicas, y donde figuraban Javier, Carlota y Carlos Areces Galán.
Los hermanos han recordado que procedieron al pago el pasado 20 de noviembre de 2015, dentro del plazo legal para hacerlo, de un total de 3,1 millones de euros como liquidación del IRPF correspondiente al ejercicio 2014 y accedieron a pagar dicha cantidad a pesar de existir una reclamación ante la Agencia Tributaria por un error procedimental, que es el que ahora reconoce la Administración y por el que se devuelve tanto el montante total como los intereses.
De esta forma, los sobrinos de Ramón Areces reiteran que "en ningún momento" han sido ni deudores, ni morosos y que este acuerdo con Hacienda les restablece económicamente, pero "no así del agravio sufrido" por aparecer incluido en un listado de morosos en el que nunca debieron estar.