Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hutchison promete no subir precios y más inversión para lograr el visto bueno a la fusión de Three y O2

Los analistas creen que estas promesas podrían eliminar las dudas de los reguladores en torno a la operación
El grupo hongkonés Hutchison Whampoa, propietario de la operadora de telefonía móvil británica Three, se ha comprometido a no subir los precios e invertir 5.000 millones de libras (6.558 millones de euros) en su negocio británico en los próximos cinco años, así como a compartir sus redes con sus competidores, para lograr así la aprobación de los reguladores a su fusión con la filial británica de Telefoníca O2.
En una carta al 'Financial Times', el director de Hutchinson, Canning Fok, responde a la consejera delegada del regulador de telecomunicaciones británico Ofcom, Sharon White, quien pidió a Bruselas esta semana en un artículo publicado en el mismo periódico que rechace la venta de O2 al grupo Hutchison al considerar que es una amenaza para la competencia en el país y provocaría subidas de precios.
Fok defiende que la combinación del cuarto y el segundo operador de telefonía móvil de Reino Unido les permitirá hacer frente al "nuevo Leviatán" que ha creado BT y al "veterano depredador" Vodafone y es la "única manera" de garantizar que los consumidores sigan consiguiendo más y pagando menos por servicios móviles en los próximos cinco años.
Con este objetivo, Fok realiza tres promesas en su carta, la primera de las cuales consiste en no elevar los precios para los consumidores de los servicios de voz, texto o megabytes en los cinco años posteriores a la fusión. "Cada eficiencia de costes que genere la combinación de ambos negocios se compartirá con nuestros clientes, cuyas facturas bajarán", afirma.
En segundo lugar, promete invertir 5.000 millones de libras (6.558 millones de euros) en su negocio británico en los próximos cinco años, lo que supone un 20% más de lo que invertirían las dos empresas de forma independiente. Además, destaca que este gasto es "más eficiente", por lo que la capacidad, la cobertura, la fiabilidad y la velocidad de los datos mejorarán "mucho más" que si no se fusionan las dos empresas.
La tercera promesa que realiza el grupo hongkonés es que Three+O2 permitirá a otros "competidores significativos" del mercado británico adquirir intereses en su capacidad de red, algo que afirma no tiene precedente en el país y elimina los "trucos" que algunos mayoristas emplean para desalentar a sus clientes.
"En resumen, en los próximos cinco años los clientes de Three+O2 tendrán más y pagarán menos que actualmente por servicios de telefonía móvil y el mercado mayorista también será mejor. Déjenme enfatizar: esto no es una aspiración. Es una garantía", afirma Fok.
En este sentido, añadió que en las próximas semanas estas promesas serán parte importante de la revisión del proyecto de fusión por parte de las autoridades de competencia europeas, que tiene la "sabiduría" de no precipitarse en juzgar hasta haber oído las respuestas a sus dudas, como exige la ley.
VALORACIÓN DE LOS ANALISTAS.
Los analistas de JB Capital Markets señalan que, de confirmarse, estos compromisos eliminan gran parte de las preocupaciones del mercado en torno a un hipotético bloqueo de la operación por parte de las autoridades y creen que serán bien recibidos tanto por el mercado como por los reguladores.
En esta línea, los analistas de Sabadell consideran que esta carta es una noticia "positiva" que indica la predisposición de Hutchinson a obtener la aprobación regulatoria y que podría tener impacto positivo tanto en Telefónica como en el conjunto del sector.
Desde Morgan Stanley destacan que ambas empresas está haciendo "importantes esfuerzos" para que la operación salga adelante, mientras que en Citi ven difícil tomarse los comentarios de Hutch "como un evangelio" dado que todo esto es parte de la negociación.
Bank of America Merrill Lynch señalan que las promesas en torno a los precios no tendrán mucho peso en la Comisión Europea, que prefiere medidas estructurales para resolver los posibles problemas de competencia. Por ello, cree que la promesa "clave" es la oferta de abrir o vender parte de sus redes.
Por su parte, N+1 mantiene que la fusión será aprobada con condiciones que serán aceptables para las empresas implicadas, pero en caso de que no sea así cree que Telefónica explorará otras alternativas para vender su filial británica.