Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU-ICV exigirá mañana en el Congreso retirar todas las normativas que incentivan la devaluación salarial

La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) exigirá este miércoles al Gobierno que retire el proyecto de ley de Desindexación de la Economía y cualquier otra normativa que incentive la reducción salarial y la precariedad del empleo como estrategias de mejora de la competitividad.
Así consta en una iniciativa que será debatida en la Comisión parlamentaria de Empleo y que recoge Europa Press, en la que la coalición de izquierdas recoge la advertencia del Banco de España de que "el proceso de moderación salarial que comenzó en 2010 podría ser algo más intenso de lo que indican las estadísticas agregadas sobre costes laborales" y que los salarios reales de los españoles podrían haber caído un 4% entre 2011 y 2012.
De hecho, el supervisor bancario no es el único organismo que alerta de esta situación: la Agencia Tributaria (AEAT), por ejemplo, cree que sólo entre 2011 y 2012 la retribución media anual en España cayó más de un 2,5%, situación que se prolongó también el año pasado.
MENOS FUERZA DE LOS CONVENIOS
Esta situación se deriva en gran parte, cree la Izquierda Plural, de los cambios en la negociación colectiva que se introdujeron con la reforma laboral de 2012, que "debilitó la fuerza vinculante de los convenios colectivos al permitir que, en determinadas circunstancias, las empresas puedan desvincularse de las obligaciones derivadas del contenido de los convenios que les son de aplicación".
"La voluntad es hacer de la depreciación interna, vía reducción de salarios, uno de los principales mecanismos de ajuste frente a la crisis económica. Por eso se debilitó la fuerza vinculante de los convenios colectivos", acusa, recordando que el año pasado se registraron 2.512 inaplicaciones de convenios, 1.672 de las cuales afectaron a los acuerdos salariales, el triple que el año anterior.
A esta situación se viene a sumar ahora la Ley de Desindexación de la Economía, cuya "finalidad básica es que cualquier valor monetario público --subvenciones, prestaciones, multas, sanciones, precios regulados, etc.-- "dejen de crecer por la costumbre e inercia de revisarlos al IPC" cada año, con el objetivo de "rebajar los sueldos y salarios de los empleados públicos y de una parte de los trabajadores del sector privado".
DEROGAR LA REFORMA LABORAL
En estas circunstancias, y con la convicción de que las caídas salariales afectan al consumo e impiden la recuperación económica, la Izquierda Plural exige "acabar con la estrategia económica de ganar competitividad mediante la devaluación interna --reducción salarial y precariedad del empleo--".
Para ello, reclama que se retire el proyecto de ley de Desindexación de la Economía, actualmente en tramitación parlamentaria, así como derogar la reforma laboral y toda la legislación posterior que "incentiva" estas estrategias de competitividad por la vía de la rebaja salarial.
Además, IU-ICV-CHA cree necesario recuperar la "fuerza vinculante" de los convenios colectivos, así como la "capacidad de obligar de la negociación colectiva sectorial como instrumento de solidaridad y mecanismo 'anti-dumping' salarial. También propone limitar los procesos de inaplicación salarial a los supuestos en que exista acuerdo entre las partes negociadoras, "evitando los mecanismos de unilateralidad en la fijación de condiciones salariales de cualquier tipo".
SALARIO MÍNIMO "DIGNO"
En relación con este asunto, la Izquierda Plural también se refiere a la necesidad de tener un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) "digno" como "elemento fundamental" para una política salarial "justa". "Sin embargo, el Gobierno decidió congelar el SMI para 2014, lo que supone una nueva disminución en términos reales de esta renta", lamenta el grupo parlamentario, señalando que en los tres últimos años este indicador ya había perdido 5,5 puntos de capacidad adquisitiva.
Y no sólo eso, sino que desde el inicio de la crisis en 2007, el Salario Mínimo "ha ido perdiendo peso sobre el salario medio", con lo que España ha "retrocedido progresivamente" en su obligación de cumplir la Carta Social Europea, que emplaza a los gobiernos a conseguir que el SMI alcance el 60% del salario medio neto.
"Nuestro SMI es uno de los más reducidos de los países de la UE-15 que lo tienen establecido en su ordenamiento jurídico con cobertura general y, en sus niveles actuales (645,3 euros mensuales), bordea el umbral de la pobreza en hogares con un solo miembro y se sitúa por debajo de dicho umbral en hogares compuestos por al menos dos personas", critica la coalición.
Por eso, en la iniciativa también reclama que se incremente el SMI de forma hasta recuperar el poder adquisitivo perdido entre 2010 y 2014, equiparar progresivamente su cuantía al 60% del salario medio neto estatal, "estableciendo objetivos intermedios en función de la evolución de la economía española"; y reformar el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para "asentar sobre nuevas bases la determinación anual del SMI y evitar que se produzcan pérdidas de poder adquisitivo".