Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU cree que el último dato sobre deuda pública es "insostenible" y pide crear una auditoría

Muestra su respaldo a las movilizaciones a favor de la sanidad y la educación públicas y augura un "otoño caliente"
El diputado de Izquierda Unida (IU) en el Congreso Alberto Garzón ha considerado como "insostenible" el nivel de la deuda pública nacional, después de que este viernes el Banco de España haya desvelado que en el segundo trimestre del año alcanzó el 92,2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), por lo que ha reclamado la creación de una auditoría que permita "conocer con exactitud este nivel".
Así lo ha asegurado en Valladolid, adonde ha acudido para impartir una conferencia dentro de la campaña 'Hay alternativa. Gobierno dimisión'.
En declaraciones recogidas por Europa Press, Garzón ha recordado que su formación ya pidió la creación de esta auditoría en la Cámara Baja con anterioridad, aunque fue rechazada, entre otros grupos, por PP y PSOE.
Sin embargo, ha defendido su intención de volver a presentar esta iniciativa para que los españoles sepan que "no es la deuda de los trabajadores", ya que, a su juicio, estos niveles de endeudamiento se deben a "haber rescatado a los bancos".
En cualquier caso, ha augurado que el Gobierno finalmente "deberá elaborar esa auditoría", pues se trata de unas cantidades "impagables" que en los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) contará con una partida para amortización de 40.000 millones de euros, según ha estimado.
Para el político de Izquierda Unida, el partido que "hacía bandera de la lucha contra el déficit" --en alusión al PP--, ha generado "en seis meses la deuda prevista para todo el año", lo que demuestra que "no sabe" combatir el endeudamiento y que los recortes aplicados a la educación y la sanidad "no sirven", pues tras ellos la deuda se encuentra en niveles "insostenibles".
En cuanto a los futuros PGE que se presentarán "dentro de algunas semanas", ha lamentado que, tal como se ha avanzado, "persistan en la línea de la austeridad", la cual está "abocada al fracaso" y ha provocado una tasa de desempleo "inaceptable".
Por ello, ha tildado de "despropósito" que el Gobierno afirme que "se ve la luz al final del túnel", frente a lo cual ha ironizado con la posibilidad de que esa luz sea "la del tren que viene en sentido contrario".
Ante esta situación, Alberto Garzón ha subrayado que "sólo cabe la rebeldía" y ha acusado al PP de mostrar "absoluta complacencia" con la Troika comunitaria, cuyas medidas "sólo benefician a una minoría".
Por todo esto, ha augurado un "otoño caliente" y ha mostrado su apoyo a las movilizaciones en apoyo de la sanidad pública y de la educación. En este sentido, ha acusado de "provocador" al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, por comparar estas protestas con una "fiesta de cumpleaños".
"GOBIERNO DIMISIÓN"
El diputado de IU ha realizado estas declaraciones horas antes de presentar en Valladolid la campaña 'Hay alternativa. Gobierno dimisión', una iniciativa que tiene como "fecha de caducidad" la marcha del Ejecutivo y la convocatoria de elecciones, según ha señalado.
Para Garzón, en "cualquier otro país" se habrían producido "dimisiones inmediatas" tras conocerse los últimos casos de corrupción, en tanto que aquí "el Gobierno trata de forzar que no se hable de determinados temas en el Congreso".
En cualquier caso, ha opinado que la población "sí está concienciada", después de unos años de "burbuja económica, inmobiliaria y también política". Para Garzón, el Gobierno está "carcomido por la corrupción" y el PP supone "un virus para la democracia" que trabaja "única y exclusivamente a favor de las grandes empresas, las grandes fortunas y la banca".
Así, ha abogado por "desalojar" al PP del Ejecutivo en los próximos comicios, aunque ha alertado del riesgo de que se produzca una alta abstención, lo cual supone una "crisis de legitimidad del sistema".