Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iberdrola estudia vender a Westinghouse su participación en el proyecto nuclear británico

Iberdrola está estudiando la venta a Westinghouse de su 50% en el proyecto Nugen, participado al otro 50% por la francesa GDF Suez y propietario de los derechos para construir un reactor nuclear en Sellafield (Cumbria, Reino Unido), asegura el diario británico 'Financial Times' (FT).
Fuentes de Iberdrola consultadas por Europa Press rehusaron realizar comentarios sobre esta información, según la cual el acuerdo de venta con el fabricante de equipos nucleares, filial de Toshiba, estaría próximo.
El diario británico asegura que las aspiraciones de Westinghouse son incluso mayores y que estaría dispuesto a comprarle a GDF Suez una parte del 50% de la compañía francesa en la sociedad conjunta, lo que le convertiría en el accionista mayoritario.
Las conversaciones se encuentran más pendientes del visto bueno de Toshiba que de la voluntad de los vendedores, con lo que existe un clima de "optimismo" en torno al cierre de la operación, que sería recibida sin reticencias por parte del Gobierno británico.
Las partes "se mueven en la dirección correcta", dicen desde el Ejecutivo británico, cuyo apoyo político a la energía nuclear va en aumento. Los liberales, coaligados con los conservadores en el Gobierno de David Cameron, acaban de suavizar su tradicional rechazo a esta tecnología.
La irrupción de Westinghouse en el programa nuclear británico daría si cabe un mayor peso a la industria, en detrimento de las 'utilities', dentro de los tres consorcios encargados de los proyectos. El año pasado, Hitachi ya compró el consorcio Horizon, que aspira a construir la planta de Anglesey.
Este cambio de perfil llegaría además en un momento en el que las conversaciones entre EDF y el Gobierno acerca de los subsidios del futuro emplazamiento de Hinkley Point siguen sin resolverse. El Tesoro se niega a pagar más de 90 libras por megavatio hora (MWh), mientras que EDF pide 93 libras.