Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Industria abre hoy el plazo para que pymes y autónomos soliciten las ayudas para dar el salto a la nube

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de Red.es, abre hoy miércoles el plazo para que pequeñas y medianas empresas (pymes) se inscriban en el programa 'Súbete a la nube' y se beneficien de las ayudas para adquirir soluciones de computación en la nube.
El periodo para inscribirse en este programa, cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y que cuenta con un presupuesto de 40 millones de euros, estará abierto hasta el próximo 8 de junio en la sede electrónica de Red.es.
El programa, cuyos detalles están publicados en www.subetealanube.gob.es, dispone de un catálogo de más de 300 soluciones, ofrecidas por más de 100 proveedores homologados a pymes y autónomos con menos de 250 empleados y un volumen de negocio menor de 50 millones de euros.
En consecuencia, más de tres millones de pequeñas y medianas empresas pueden resultar beneficiarias de estas ayudas, que podrán ser de hasta 15.000 euros por compañía.
Estas soluciones cloud son transversales a toda actividad económica: puesto de usuario, gestión económica, gestión de negocio, relación con clientes, gestión del punto de venta, comercio electrónico, infraestructura como servicio, plataforma de desarrollo como servicio o centralita virtual.
Según datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), la digitalización de las pymes y la adopción de soluciones cloud ofrecen beneficios directos a las empresas y, muy especialmente, a las pequeñas y medianas.
Entre ellos destaca el incremento de productividad, mediante la agilización de su escalabilidad y la posibilidad de acceso remoto y ubicuo, y la seguridad y el ahorro en los costes en tecnología e informática, que ascienden a un 40% en hardware y software, a un 38% en personal TIC y hasta un 80% en costes energéticos.